BIENVENID@
Conectarse

Recuperar mi contraseña

STAFF


WHAT'S NEW?
Últimos temas
» EL FORO CIERRA OFICIALMENTE.
Lun Oct 07, 2013 11:00 am por Bae Su Ji

» I'm so sorry [Hee Chul +18]
Mar Oct 01, 2013 9:36 am por Vincent Greenwood

» Singing in the Rain [Lee Tae Min]
Dom Sep 29, 2013 3:10 am por Lee Tae Min

» Korea Infect You...Little Bite of Fame[Afiliación Normal]
Sáb Sep 28, 2013 3:40 pm por Invitado

» ¿En qué estás pensando?
Vie Sep 27, 2013 8:39 am por Choi Siwon

» Hyun Dae University {Korean RPG||Élite}
Dom Sep 22, 2013 12:32 am por Invitado

» Ausencia, por escuela.
Miér Sep 18, 2013 12:52 pm por Luhan

» Dirty little secrets | Priv. [+18]
Sáb Sep 07, 2013 9:16 am por Kim JaeJoong

» Búsqueda de rol.
Mar Sep 03, 2013 5:25 am por Choi Siwon

AMBIENTACIÓN



AFILIADOS
HERMANOS


ÉLITE



NORMALES

Haz click aquí para ver los afiliados normales
CRÉDITOS
Thxx to Cassie for the template.

El diseño gráfico corre a cargo del staff de OUISL, así mismo como la planteación de la historia misma, basado en la famosa serie de televisión Once Upon a Time. Todo el contenido del foro está dirigido por y para el disfrute de sus residentes.

Gracias a los miembros de Our Source Code (SC) por sus firmas, tablas y demás elementos que tenemos la oportunidad de utilizar en este foro.

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

I'm so sorry [Hee Chul +18]

Ir abajo

I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Jue Jul 25, 2013 10:22 am

Decir que Vincent se sentía como una mierda era decir poco. Había pasado una semana ¿o menos? ¿Qué importaba? Desde que hizo aquello que hizo y si no fuera un puto cobarde, hacer mucho se hubiera quitado la vida. Porque se había convertido en algo que él más odiaba en esta vida. Un puto abusador. Un violador. Dios, ¿Cómo? ¿Cómo? ¡¿Cómo?! ¿Cómo es que se atrevió a hacerle eso a un ser humano? Por muy hijo de puta que recordara que fue aquel tipo, nadie se merecía lo que hizo Vincent aquella noche. No podía vivir con la culpa, literalmente, se torturaba día y noche y no había cosa que pudiera hacer para sacárselo de la mente. Porque no iba a volver a tocar el alcohol nunca más en su vida, no después de que había hecho eso, porque sería su karma para siempre y todo por culpa de la puta bebida. Quería disculparse, la culpa lo estaba carcomiendo de a poco, pero tarde vino a enterarse que aquel tipo que atacó era nada más y nada menos que una celebridad muy conocida allí en Corea del Sur. ¿Cómo acercarse a alguien que era prácticamente intocable? Y, después de todo, ¿serviría de algo que le dijera un “lo siento”?

Suspiró mientras que se metía las manos a los bolsillos de sus pantalones de algodón sueltos y comenzaba a caminar tranquilamente por la vereda donde estaban todos los negocios de frutas que se ponían allí los fines de semana. Era una linda mañana de domingo y, aprovechando que no tenía pendientes cerca, salió de la reclusión en la que se puso en su casa, para autocastigarse un poco y se fue a hacer las compras, ya que le eran muy necesarias. Era difícil salir, porque sentía como si los ojos de todos estuvieran en él, como señalándolo, sabiendo la barbaridad que había cometido. Le daba una gran sensación de comezón y lo único que quería era regresar a su casa, hacerse un ovillo y deprimirse. Pero luego juntaba fuerzas y lograba poder salir de nuevo de donde estaba y aquí se encontraba ahora, comprando algunas verduras para toda la semana, de ser posible. En ello estaba cuando una risa que le resultó familiar le hizo estremecer todo el cuerpo y se giró abruptamente.

―Hee Chul ―El nombre salió de su boca en un susurro incrédulo y adolorido. Conocía su nombre gracias a que había investigado para saber quién era. Estaba allí, sólo a unos pasos de él, hablando con una mujer que vendía flores. ¿Qué hacer? Esta podría ser su única oportunidad para hablar con él, pero tenía miedo, mucho miedo de lo que podría llegar a ver en la cara de ese hombre, de lo que podría llegar a decirle. Pero… pero… ya estuvo bien de ser un cobarde. Sacudió la cabeza y caminó hacia donde estaba el hombre, inspirando hondo antes de abrir la boca. ―Ho-hola ―Su voz no era muy segura, pero al menos fue un intento.


Última edición por Vincent Greenwood el Mar Oct 01, 2013 9:16 am, editado 1 vez

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Miér Jul 31, 2013 3:21 am

¿Cuánto había pasado desde que le habían ultrajado de esa manera? A pesar de que HeeChul se había propuesto olvidarlo todo y no pensar en ello, las pesadillas sobre eso se hacían cada vez más constantes, las marcas de esa noche aún no desaparecían, al contrario, parecían volverse más penetrantes y profundos a medida que pasaban los días, aún tenía esos dedos marcados en su blanca piel y en su interior aún tenía rasgado un poco y ardía, no había querido acudir a un médico porque seguramente no habría privacidad y harían muchas preguntas, además de que sería vergonzoso tener que acudir a la farmacia en busca de la medicina, se había estado curando en casa y maldecía una y otra vez a ese idiota, tan solo deseaba que se le cruzara de nuevo porque lo iba hacer arrepentirse de lo que le había hecho, lo mataría con sus propias manos de ser posible, idearía el plan perfecto y lo haría desaparecer… ok, eso era lo que pensaba pero pese a su ira aún no se convertía en un asesino. Detestaba mirarse al espejo, una actividad que tanto le gustaba ya no la podía hacer todo por culpa de las marcas en su cuerpo, su hermoso cuerpo, ahora lleno de moretones, dedos por todos lados y en su parte inferior aún podía ver una mezcla de colores, el muy infeliz sí que se había divertido con su cuerpo pero eso no era lo que más detestaba el arrogante Kim HeeChul, lo que más odiaba es que en el fondo sabía que de haber sido en otro momento lo habría disfrutado y eso era lo que lo tenía tan histérico y fuera de sí.

Era fin de semana y le habían llovido propuestas para salir pero como había andado huraño toda la semana, de hecho ni siquiera había querido ir a la empresa, había pedido un justificante y se había tomado un mes de ausencia porque no creía que esas marcas fueran a desaparecer pronto, el maldito rostro de ese hombre se le venía a la mete bastante seguido y esa voz ¡Oh! No olvidaría esa voz, la tenía bien clavada en su mente. Rechazó todas las invitaciones a su manera pero al final decidió que necesitaba salir porque si se quedaba ahí solo pensaría una y otra vez en ese mastodonte y su humor no mejoraría. Se vistió con un pantalón blanco que le quedaba algo holgado y una playera del mismo color, un sombrero de paja y unos grandes lentes oscuros, tomó un bolso y salió para pasear un poco, era un buen día. Miró un poco los puestos y afortunadamente para él en esos momentos nadie le reconoció, hasta que pasó en un puesto dónde una ancianita le pidió uno de esos dibujos que acostumbraba a hacer, no pudo negarse y en lo que dibujaba para la señora la escuchó bromear un poco y por primera vez en una semana soltó una carcajada con la ocurrencia de la viejita, cubrió su boca con su ante brazo derecho mientras reía divertido y con la otra mano le extendía el dibujo que le había hecho. De verdad que esto le hacía sentir mejor, aunque fuera un momento.

La mujer le extendió unas rosas blancas en agradecimiento y él las tomó con una amplia sonrisa mientras hacía una respetuosa venia de agradecimiento por las flores y porque le reconociera, pese a que era una persona arrogante sabía cuando ser humilde con los adultos mayores. Acunó las rosas con un brazo y cuando se estaba despidiendo escuchó una voz que se juró a sí mismo olvidar pero que su mente rechazaba esa idea con todas sus fuerzas, tragó pesado mientras trataba de controlar la ira y la furia que se desataba en su interior, se despidió de la señora y avanzó en dirección contrario a dónde había escuchado ese murmullo ¿Qué debía hacer? Estaba en público, no podía actuar arrebatadamente, debía de pensar con calma pero en su mente solo quería irse a golpes contra ese hombre que estaba seguro era el que le había violado.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Miér Jul 31, 2013 9:45 am

De alguna manera, no le extrañó para nada que el hombre se tensara al oír su voz y ni siquiera lo mirara. Le sorprendió un poco que haya reconocido su voz sin siquiera mirarlo, pero al mismo tiempo no debería de ser ninguna sorpresa. Después de todo, ¿Cómo olvidar la voz del tipo que te hizo tanto daño? Vincent no había sido el afectado aquí, más sin embargo, recordaba perfectamente la voz y el rostro de este hombre al que había hecho daño. Se quedó allí clavado al piso mientras lo veía irse y se preguntó si es que debería seguirlo, ¿será que el otro se pondría a gritar que lo estaba acosando? Esperaba que no, pero cabía la posibilidad de que lo hicieran y sinceramente, Vincent no quería ir a la cárcel, ese lugar era jodidamente horrible. Pero tenía que hablar con él, ofrecerle una disculpa a pesar de que luego se la tirara por la cara. Lo necesitaba… simplemente necesitaba decir esas dos palabras “lo siento” y si el otro le decía que lo odiaba o lo que sea, al menos él ya se habría sacado de la garganta lo que quería decir. Lo cuál quitaría un gran peso de sus hombros.

Por eso se decidió y agarró con fuerzas las bolsas con verduras que traía y comenzó a seguirlo, gracias a que sus piernas eran mucho más largas que las del otro, no tuvo problema en alcanzarlo enseguida, pero no se atrevió a ponerle una mano encima para que se detuviera. Apretó los labios y luego miró para todos lados. El otro seguía avanzando y como no lo atajar, sería inútil toda esta persecución. Así que pidió disculpas al cielo y luego lo agarró con delicadeza del brazo, pero todavía sin la fuerza con la que lo había tratado aquella vez que se encontraron por primera vez. Si estaba en él, jamás volvería a hacerle daño a este hombre, si es que quería hacerle daño a él se iba a dejar, era lo menos que se merecía después de lo que le hizo. Una vez que lo tuvo lo giró y por supuesto no le extrañó que el otro se retorciera y le dijera que lo suelte, pero Vincent no podía hacer eso, no antes de que lo escuchara. Dios, necesitaba decírselo y luego lo dejaría. Lo juraba. Abrió la boca y luego la cerró. Era difícil, él era un hombre jodidamente orgulloso, pero inspiró hondo y lo miró.

―Lo siento, lo siento, lo siento ―repitió una y otra vez, sintiendo como el otro detenía su movimiento, para lanzarle una mirada incrédula. Pudo verla a pesar de que el menor llevaba lentes oscuros―. Sé que te lo hice fue asqueroso, vil y créeme, cada vez que lo recuerdo, tengo ganas de ir y saltar de un puente. Estaba ebrio y enojado, pero eso no justifica para nada cómo te traté aquella noche. Tal vez no puedas perdonarme, pero necesitaba decírtelo, por mi paz mental, necesitaba pedirte perdón ―dijo soltando de a poco el agarre que tenía contra el brazo flaco del otro hombre y mirándolo a los ojos, esperando que pudiera ver un poco de su arrepentimiento en ellos, lo cuál seguramente no sería demasiado difícil, porque Vincent se sentía como una real mierda desde aquella vez y algunos de los que trabajaban con él lo habían notado.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Miér Jul 31, 2013 11:28 am

¿Con qué cara venía a intentar hablarle? ¿Cómo se atrevía a creer que podía siquiera mirarlo después de lo que le hizo? En ese momento no había tenido una mejor idea más que huir de ahí, no quería armar un escándalo porque eso había sumamente humillante y si alguien llegaba a enterarse tendría que matarlo. Avanzó rápidamente tratando de dejarlo atrás, esperaba que no se acercara a él, que no le siguiera ¿Por qué había tenido que salir? ¿En que demonios estaba pensando al salir como sin nada de su departamento? Odiaba todo, a todo el mundo, el lugar, todo. Apretó su quijada al igual que sus puños y siguió avanzando, no podía darse el lujo de hacer en esos momentos todo lo que sentía ganas de hacerle, así que lo mejor sería irse de ahí. ¿Por qué se le había acercado? Esa duda le invadió de pronto y sintió un miedo recorrer su cuerpo ¿Acaso quería amenazarlo? ¿Qué fue lo que había dicho esa vez? ¿Qué si lo encontraba de nuevo podría repetirlo? Trago pesado mientras apresuraba el paso, ese jodido mastodonte no iba a tocarle de nuevo, no con vida.

Escuchó esos pasos tras él y se tensó por completo mientras cerraba con fuerzas sus ojos y tratando de librar los obstáculos por dónde iba, solo quería llegar a la calle para poder tomar un taxi e irse de ahí. Pudo divisar a lo lejos que se terminaba el callejón del mercado, así que apresuró su paso pero algo le hizo detenerse, un brazo que le tomó con tanta delicadeza que le estremeció en el acto, abrió grandes sus ojos al girarse y ver de frente a esa persona, enseguida comenzó a remolinearse para zafarse de él, le sorprendía que pudiera sostener a alguien de aquella manera tan delicada, sobre todo al tener el recuerdo de esa brusca y tosca manera de tratarlo – ¡Suéltame! ¡Suéltame! - masculló mientras le veía a los ojos y trataba de golpearle hasta que le miró abrir la boca y luego cerrarla, enseguida comprendió un poco lo que trataba de hacer y le miró enfurecido mientras le tapaba la boca con ambas manos y no le dejaba hablar, evitando así escuchar aquello que seguramente le haría sentirse mejor, no, no le daría ese gusto, él estuvo sintiéndose como una mierda por lo que le hizo, lo odiaba y si pensaba que disculpándose se sentiría mejor entonces no le daría esa satisfacción, porque Kim Hee Chul era el hombre más rencoroso del planeta.

Le miró con furia en sus ojos y habló con dureza y desprecio - ¡CÁLLATE! . . . Sí piensas que escucharé tus disculpas tan solo para que tú te sientas mejor, para que sientas que descansa tu alma por la barbarie que cometiste, estás muy equivocado… si con disculpas se arreglara todo ¿Para que se necesitara la policía? ¿Te disculpas por tu paz mental? ¿Qué hay de la mía? ¿Cómo puedo recuperar mi tranquilidad? Maldita sea… eres un maldito egoísta que seguramente va diciendo esas mentiras luego de cometer esos actos pero ¿sabes qué? Te denunciaré, arruinaste mi vida, por tu culpa tuve que cancelar infinidad de proyectos y ahora todos me tachan de incumplido y diva, eres un maldito infeliz… y espero que no encuentres la tranquilidad que buscas… no escuché aquello que dijiste y no lo escucharé nunca… - terminó por decir algo exaltado mientras zafaba de un manotazo su agarre y comenzaba a caminar de nuevo hacía la calle, no le importaba nada, solo iba pensando en que sentía una furia creciente por todo su cuerpo, lo odiaba con todas sus fuerzas y quería…

No alcanzó a terminar de pensar en aquella oración pues la luz de unos faros y el sonido de un claxon más unas llantas derrapando le hicieron alzar su vista y mirar hacía el semáforo, se encontraba en verde y él en medio de la calle, giró su rostro hacía su derecha y para él se detuvo el tiempo, un auto venía a toda velocidad sin poder poner freno, pitando para que se apartara pero sus piernas no le respondían y sus pies parecían clavados al suelo, cerró sus ojos con fuerza mientras esperaba sentir el impacto, ¡Genial! Una hermosa forma de morir.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Dom Ago 04, 2013 3:13 am

Algo andaba mal, después de decir todo lo que quería decirle al disculparse con este hombre, el alivio que esperaba sentir cuando lo hiciera nunca llegó. De hecho, Vincent no sentía absolutamente nada, nada de nada. Sólo estaba allí, mirando a este hombre a la cara y retratos de lo que había hecho aquella fatídica noche venían una y otra vez a su mente a torturarlo. ¿Pasaría alguna vez el dolor que estaba sintiendo? ¿Sería capaz de mirarse de nuevo al espejo y no apartar la mirada para verse a los ojos? Tantas preguntas y ninguna respuesta, aunque sí, ahora mismo tenía una: “No”. Su mente le susurraba maliciosamente que jamás podría salir librado de lo que hacía, tendría que vivir con ese peso en su consciencia por toda su vida. El dolor que eso le ocasionó le hizo aflojar el agarre que tenía por el otro del todo, porque sintió que de repente la mano que le estaba sosteniendo estaba demasiado sucia para tocar a alguien a quien le hizo tanto daño. Porque Hee Chul pasó de ser victimario a ser una victima, si tan sólo no hubiera estado tan bebido, sino fuera un cabrón que perdía la razón, pero… ¿valía la pena de llorar por la leche derramada ahora? Ya había cometido aquella atrocidad. No había vuelta atrás.

Lo soltó finalmente y escuchó todo lo que tenía que decir. De algún modo, que esto también le hubiera afectado laboralmente nunca pasó por la mente de Vincent, por lo que saberlo le dio mucho más dolor y culpa. ¿Cómo no se le ocurrió antes? Por supuesto que al haberle dejado el cuerpo tan magullado que no habría podido ir a trabajar. Encima siendo él un hombre tan responsable cuando de esos temas se trataba él respetaba mucho los horarios de trabajo, por lo que fue un golpe más que Vincent se merecía recibir. No sólo le afectó entonces en lo personal, también lo hizo en la vida laboral. ¿Por qué simplemente no se daba vuelta y se iba a morir por allí? La vida no le alcanzaría para pagarle a este hombre todo lo que le hizo, ni aunque se convirtiera en su puto esclavo. Aunque ir y matarse definitivamente sería la salida de un cobarde, porque de ese modo saldría de este problema demasiado fácil y él no se merecía el hacer eso así como así. Por eso apretó sus labios y agachó la mirada, sintiéndose más mierda de lo que ya se sentía y no propinó opinión alguna, hasta dejó que le diera esos ligeros golpes, que con lo delgado que era el hombre, ni siquiera le hicieron moverse de su lugar.

Suspiró cuando lo sintió irse y a pesar de que no quería, ¿Qué más podría hacer? Pero cuando escuchó el sonido de unas llantas chillar por rozar contra el pavimento, su cabeza se levantó con tanta brusquedad que un ligero “crack” se escuchó en su cuello. Sus ojos se abrieron como platos al presenciar lo que estaba sucediendo delante de sus ojos. Kim Hee Chul estaba parado en medio de la calle, con el semáforo en verde y un coche que evidentemente no podría detenerse y evitar golpearlo se le venía encima. Sin saber cómo o por qué, su cuerpo comenzó a moverse más rápido de lo que nunca pudo. En cuestión de segundos su cuerpo más grande hizo contacto con el de Hee Chul y él usó su cuerpo para amortiguar la caída, dejando salir un “huf” cuando su espalda y cabeza chocaron contra el pavimento, viendo las estrellas por un segundo, gracias al gran golpe que se dio. Pero eso quedó atrás cuando abrió los ojos y pudo ver que esquivaron el coche por meros segundos y Hee Chul estaba a salvo en sus brazos, aunque no se movía, por lo que Vincent comenzó a sentir algo de pánico.

―¡Por Dios! ¡¿Cómo puedes ser tan imprudente?! ―exclamó el hombre, dándose vuelta para dejar delicadamente el otro cuerpo en el suelo y comenzar a comprobar que no tuviera nada―. Anda, ¡responde! ¡¿Te has hecho daño?! ―exclamó ahora, notando de manera ausente que la gente comenzaba a arremolinarse alrededor de ellos y que el conductor del coche se acercaba pidiendo disculpas. Nada de eso le importó, sólo que Hee Chul estuviera bien.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Vie Ago 09, 2013 11:45 am

Detestaba con todas sus fuerzas a ese idiota mastodonte de cuerpo enorme, de verdad que lo odiaba, en estos momentos estaba hecho una furia para con él, no quería verla, no quería estar cerca de él, no quería recordar con tanta claridad la manera en la que lo había tomado, es que ¡Maldita sea! De haberse dado las cosas de manera diferente estaba seguro que hasta le habría coqueteado porque ese idiota era la clase de hombres, con esa complexión, que le gustaba que le llevaran a la cama. Maldijo entre dientes mientras recordaba ese momento, le tenía más enfadado que su cuerpo hubiera reaccionado a que le hubiera violado y eso no podía perdonárselo. No quería respirar el mismo aire que él, lo odiaba, detestaba todo en cuanto a él. Iba tan concentrado en eso que no miró que el semáforo había cambiado, solo había alzado su rostro y vuelto de sus pensamientos cuando escuchó el chillido de las llantas al derrapar contra el pavimento. Su cuerpo entero se había paralizado, no se había podido mover  por más que su cabeza le gritaba que lo hiciera, su cuerpo simplemente no respondía, solo atinó a cerrar los ojos con fuerza mientras esperaba sentir el impacto ¿Era el final de su vida?

Justo cuando esperaba sentir el impacto del auto contra su cuerpo, unos grandes brazos le rodearon, apretó sus párpados con fuerza mientras aferraba sus puños al pecho del que le estaba moviendo porque él no hubiera reaccionado a hacerlo. Sintió el impacto del cuerpo contrario contra el suelo y solo dejo salir un suave quejido  mientras trataba de reaccionar, estaba aferrado por completo, tembloroso, miedoso ¿Qué había pasado? Jadeó un poco mientras trataba de recuperarse, parpadeo repetidas veces y respiró profundo mientras trataba de moverse pero aún su cuerpo seguía sin reaccionar, solo se aferraba con fuerza a la ropa del contrario, respirando una y otra vez de manera exhaustiva.

Escuchó la voz contraria mientras trataba de mirarle pero no lo conseguía, estaba en shock, pensó que de verdad su vida ahí terminaría, tuvo demasiado miedo, trató de reaccionar pero su piel se le erizó por completo, su pecho subía y bajaba agitado, le dio una mirada al contrario y sintió como comprobaba su cuerpo para ver si no se había lastimado ¿Por qué le había salvado? Respuesta clara, solo para saldar su conciencia, trago pesado al pensar en eso y se alzó tambaleante mientras hacia ademanes con las manos de que estaba bien, ni siquiera podía hablar, no quiso mirarlo, ahora tenía sentimientos más encontrados, se sentía un idiota. Remordió su labio con fuerza mientras trataba de dejar todo ese bullicio a sus espaldas, sus piernas a duras penas y le respondían, iba caminando como un robot, ni siquiera recordaba que calle debía tomar para regresar a casa, trastabillo varias veces mientras trataba de alejarse, si los medios se enteraban seguro que no tardarían en llegar al lugar de lo ocurrido, dobló en un callejón y e recargó contra la pared mientras se dejaba caer suavemente, le dolía su brazo derecho donde había caído, pese a que el mayor había amortiguado el golpe aún lo había sentido. Respiró profundo mientras se veía las manos temblorosas, no tenía ni un rasguño… y ¿él? Se había desentendido por completo, seguro que el mayor tenía heridas más graves porque le había salvado pero no se atrevía siquiera a preguntar por ello, ni siquiera le había mirado, simplemente le había dejado atrás, su corazón se oprimió en su pecho ¿Qué acaso no tenía sentimientos? Trago pesado sintiendo como unas lágrimas resbalaban por sus mejillas, debían ser por el susto que había pasado.  
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Sáb Ago 10, 2013 2:37 am

¿Saben de esos que dicen que cuando estás en situaciones como estas tu vida entera se te pasa por los ojos? Pero para él no fue tanto así, lo único que pudo pensar fue en aquella noche con Hee Chul, todo lo que le había hecho y luego las palabras que se repitieron una y otra vez, aquellas “No quiero que se muera” lo hicieron actuar tan rápido como ahora lo hizo, salvándole la vida no sólo al cantante, sino también a sí mismo. Porque sabía que si es que llegaba a ver morir al hombre que violó, sabiendo que pudo haber hecho algo, iban a terminar por enloquecerlo y probablemente se hubiera tirado de un puente o algo así. ¿Estaba siendo excesivamente dramático? Pues acababa de casi ser atropellado por un coche, joder, podía ser dramático si es que lo deseaba. Ahora se obligó a tranquilizarse, porque lo peor había pasado, si bien le dolía por todos lados, porque al tirarse al piso su cuerpo rebotó un poco, lo importante es que ambos estaban respirando, aunque Hee Chul estaba aferrado a él y parecía como si estuviera en shock. ¿Y cómo no estarlo? No teniendo suficiente con encontrarse con su violador, también casi pierde la vida por cruzar la calle cuando no se debía.

Definitivamente, el destino se había ensañado con ese muchacho y ahora no le quedaba de otra que aguantárselas. Pero no era justo, no del todo, por eso él gruñó y trató de regresar en sí al otro. Lo sacudió un poco y escuchó ausente que alguien decía que ya estaba llamando a una ambulancia. Lo cuál el agradeció, porque si bien Hee Chul no parecía herido por fuera, bien podría tener alguna herida interna. Todavía estaba con la mirada perdida y ni siquiera lo miraba o renegaba que lo estuviera tocando, cuando antes lo había mirado con tanto odio mezclado con miedo que lo hizo sentir mucho desdén hacia su propia persona. Pero tuvo que soltarlo, porque el conductor del auto se acercó y Vincent tuvo que tratar con él, puesto que el tipo después del susto, ahora estaba enojado, diciendo que era culpa del cantante por cruzarse así siendo que el semáforo estaba en verde. El australiano le dio una mirada rubio y le dijo que se tranquilizara, que no pasaría nada, fue un accidente y ya. Discutió un rato más y al final el conductor se fue cuando comenzaron a oírse los sonidos de la sirena de la ambulancia. Entonces él se dio vuelta y se asustó.

―¡Mierda! ―exclamó al ver que Hee Chul ya no estaba detrás de él, donde lo había dejado antes de hablar con el conductor―. ¡¿Saben para dónde se fue?! ―La gente alrededor de ellos asintió y le señaló un callejón que no estaba ni a dos metros de allí, así que Vincent corrió, a pesar que le dolía mucho la espalda y lo mojado allá atrás estaba seguro que era sangre, pero no le importó su dolor, porque ahora era más importante el otro hombre. Lo encontró, pero se detuvo y suspiró. Por supuesto, Hee Chul estaba llorando, después de todo, el shock lentamente le estaba pasando y ahora debería estar pensando en que casi se muere. ―Debe verte un médico ―dijo Vincent con la voz más suave que pudo encontrar, acercándose a él con cautela, antes de entregarle discretamente un pañuelo limpio que siempre traía con él, mirando hacia el callejón, donde los paramédicos estaba acercándose―. Ya están aquí, sólo van a revisar que todo esté bien, así que sólo… sólo… deja que te revisen, ¿sí? ―Luego de decir eso, los profesionales de la salud llegaron y uno fue con él y el otro con Hee Chul. Lo obligaron a sentarse y sacarse la camisa, quedando a pecho descubierto, ganándose unos silbidos de la gente que todavía seguía curioseando. Rodó los ojos, idiotas. Siseó de dolor cuando comenzaron a limpiarle las heridas y el paramédico le dijo que se había raspado la espalda, pero no era nada grabe. Debería limpiarle la sangre, darle algunos antibióticos, una vacuna contra el tétanos y estaría como nuevo. Tsk. Genial.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Mar Ago 13, 2013 11:42 am

Ni siquiera estaba seguro de que fue lo que había pasado, desde que vio al auto avanzar a toda velocidad hacía él no supo que pasó, el tiempo se detuvo por completo ante sus ojos y solo podía recordar esa noche con ese hombre, solo podía recordar que él lo había provocado de aquella manera, todo por su maldito ego y su manía de humillar a las personas, de hacerlas sentir menos, de creerse un Dios y que nadie estaba a su altura ¿A cuantas personas había humillado en todo su vida? Desde que estaba en el instituto tenía esa maña y ese don para hacer sentir mal a la gente con sus palabras, su manera de decir la verdad le había ganado el apodo de “Lengua afilada” la mayoría de las personas que le halagaba y estaban con él era porque preferían eso a estar en su contra, nadie quería ser el objetivo de su lengua, de sus palabras punzocortantes e hirientes. La verdad es que solo estaba con él y le seguían como borreguitos porque preferían estar de su lado y reírse como él lo hacía de los que no. Este chico solo había sido una víctima más de su ególatra persona pero no se había dejado intimidar y le había dado una lección, claro, algo fuera de lo común y que le había humillado pero ¿Eso no equivalía a todas las víctimas de su lengua? Se sentía una basura en esos momentos y el haber pensado en ello le tenía impactado. Aún no comprendía porque ese hombre se había arriesgado de aquella manera para salvar a una persona como él, alguien tan maldito que no le importaba en lo más mínimo herir a los demás. ¿Por qué este hombre se había expuesto de tal manera para salvarle?

Hubiera sido mejor que murieras… Alguien como tú no merece vivir creyó escuchar esas palabras de la boca de  todos aquellos a los que había lastimado pero solo fue eso, una alucinación. Tragó pesado mientras apartaba las manos del hombre en cuestión de su cuerpo, no merecía hacerse la víctima, no debía hacerlo porque eso solo había sido el ¡Boom! De todo lo que había hecho. Escuchó a lo lejos las voces de amos hombres que discutían, el tipo del auto le echaba la culpa a él, claro que era su culpa, no se había fijado en los semáforos, si la empresa se enteraba de esto seguramente que le suspenderían, ya ni siquiera se sentía con el valor, el orgullo y el porte que en otro momento le habrían hecho hacer callar al hombre. Se recargó en la pared de aquel callejón, no quería ser visto por nadie más, buscaría un taxi y se iría a casa, tenía muchas cosas que pensar, además de que si lo llevaban al hospital y le hacían un chequeo se darían cuenta de su vergüenza, encontrarían esos chupetones y marcas en su cuerpo y… si indagaban más sabrían de su violación. Escuchó las sirenas de la ambulancia y apretó sus puños con fuerza mientras se llevaba una mano al estómago, tenía ganas de vomitar pero no podía hacerlo, eso sería otra humillación.

Sus lágrimas comenzaron a correr sobre sus mejillas, ardorosas, vergonzosas, el tan orgulloso hombre que nunca se había permitido llorar frente a los demás ahora estaba llorando, escuchó la voz contrario como una bofetada, no podía decirle lo que estaba pensando, ni siquiera se atrevía a verle porque sentía que no tenía derecho a odiarlo pero lo hacía, lo odiaba con fuerza, a pesar de que le había salvado la vida, de que se había arriesgado de esa manera por él. Le golpeo el pecho empujándole y se dio la vuelta tomando el pañuelo que le ofrecía para limpiar sus lágrimas, no permitiría que nadie más aparte del gigante le vieran así. No pudo ni negarse y aunque no quería que le revisaran dejo que uno de los paramédicos lo examinara para asegurar que no había contusiones severas. Miró de soslayo a donde se había sentado Vincent y notó el cuerpo contrario lleno de heridas, más especifico raspones. Cubrió su boca ahogando un suave susto y luego que le terminaron de revisar se apresuró hacía él, tenía muchas cosas que preguntarle pero no lo haría frente a todos estos que pensaban que era el circo, miró al dueño del auto que se acercaba de nueva cuenta, entonces de su billetera sacó un cheque y lo firmó, se acerco a hablar con él y se lo entregó asegurándose de que el hombre con ese dinero no iba a hablar de más. El susodicho en cuestión lo tomó y se regreso a su auto yéndose de lo más normal mientras la gente curiosa comenzaba desperdigarse. Se acercó de nueva cuenta al hombre cuando comenzaron a vendarle y le miró un largo rato – Iremos a casa… necesito preguntarte algo - murmuró entre dientes mientras esperaba la respuesta contraria, siempre frío, tratando de ocultar lo que en verdad pensaba.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Jue Ago 15, 2013 2:37 am

Vincent apretó su quijada y gruñó mientras que comenzaban a hacerle las curaciones a su espalda. Con un demonio, esto no era nada, había pasado por mucho peor. De hecho, después de todo el dolor que le había causado al hombre al que le salvó la vida, un poco se merecía estar sintiendo esto ahora. Ni siquiera se atrevía a mirarlo ahora, porque después de hacerle tanto daño, ahora arriesgaba su culo para salvarle, la verdad es que no se entendía. Estaba hecho un lío de sentimientos desde el mismo momento en que se despertó en su cama al otro día y todas las memorias vinieron a él como bloques de hielo que no hicieron nada para mejorar el dolor de cabeza que tenía por la resaca. Joder. Silbó de dolor cuando comenzaron a aplicar el antiséptico y luego cerró los ojos, negando violentamente con la cabeza cuando le ofrecieron darle una droga para que dejara de sentir tanto dolor. No, claro que no. Que se quedara el dolor allí, que lo merecía. Se merecía eso y mucho más. Jamás se había merecido ese dolor en toda su vida que justo ahora. Aunque en el fondo de su mente una vocecita le decía que estaba siendo demasiado injusto con su persona, puesto que lo que hizo esa noche fue producto del alcohol y de la provocación que le dio aquel hombre que se encontraba a unos pasos suyos. Igualmente, para la mente de Vincent, nada de nada justificaba ese tipo de violación.

Nada.

Se movió un poco cuando dijeron que lo iban vendar para que las heridas no se rozaran con su camisa, pero que si podía, debería de andar sin ella por un tiempo, hasta que cicatrizara mejor. Al menos ninguna era de mucho cuidado, pero sería infernal el tener que bañarse con eso allí, porque moriría de la comezón. De todos modos, como ya dijo antes, había pasado por cosas peores. En eso estaba cuando vio un par de pies pararse enfrente suyo y entonces recién Vincent volvió a la realidad, porque esos pies se le habían familiares. Se sobresaltó cuando escuchó su voz y levantó la cabeza para darle una mirada incrédula a Hee Chul. ¿En serio acababa de decir lo que acababa de oír? ¿Quería irse a encerrar a su casa con el tipo que lo había violado? Por supuesto que él jamás volvería a hacerle algo así, pero es que le sorprendía que le haya extendido esa invitación. Frunció el ceño, porque a lo mejor era solamente un timo para que la gente no creyera que había tanta historia entre ellos. Así que Vincent asintió sin responder verbalmente, antes de que el paramédico terminara de atenderlo, luego le dio algunos remedios y le dijo que debería ver a un médico en algún momento, para que este revisara la evolución de sus heridas.

―Gracias ―
masculló en dirección del tipo que lo atendió y recibió una sonrisa y un guiño de ojos a cambio, lo que le hizo soltar una risa. En serio, ¿este tipo estaba coqueteando con él? Negó con la cabeza, antes de ponerse serio mientras que se daba vuelta para mirar al cantante de nuevo―. ¿Hablabas en serio cuando dijiste que quieres llevarme a tu casa? ¿Luego de eso que te hice? ―murmuró el hombre, inyectando una nota de incredulidad en su voz. El otro hombre parecía serio al respecto, sin embargo, así que a Vincent no le quedó de otra que encogerse de hombros y dejar que el otro se saliera con la suya, por ahora. No le quedaba de otra, si es que de todo esto iba a saber al menos una pisca de perdón, ¿Qué era lo que tenía que perder al acompañarlo? Mínimo podría intentar matarlo, ¿pero no había dicho ya que se merecía la muerte? Se encogió de hombros de nuevo y le hizo un gesto―. Después de ti entonces, llévame que te seguiré. Si es que necesitamos caminar mucho, sin embargo, sugiero un taxi, después de todo, acabas de tener un accidente ―dijo el hombre, que no quería que el otro se esforzara demasiado o seguramente podría desmayarse o algo así y él no tenía fuerzas para poder cargarlo ahora.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Mar Ago 20, 2013 10:29 am

Miró como curaban las heridas y raspones que tenía el cuerpo contrario, tragó pesado al ver las muecas de dolor que tenía el hombre, el por su parte no tenía ni un rasguño, solo un poco de dolor muscular por el impacto pero eso se le quitaría fácil. ¿Por qué había hecho algo así? Esa pregunta le perturbaba demasiado y rondaba su cabeza sin descanso, no se desvanecería de sus pensamientos hasta que la hubiera respondido.  Sintió como si le doliera a él también cuando escuchó el silbido que profirió el chico cuando le comenzaron a aplicar el antiséptico, seguro que le había ardido, llevó una mano a su vientre y se lo apretó un poco mientras se daba la vuelta para evitar verlo, no debería de sentir empatía por este sujeto, esta persona que le había violado, que lo había humillado de la peor forma posible. Aún así no podía evitar pensar que le debía un gracias ¡Un gracias! ¿Cómo podía seguir pensando en agradecerle a ese idiota? Dios, a ya ni siquiera se sentía con ánimos para decirle idiota, debía dejar de pensar tanto, se sentía tan lamentable en esos momentos y en su mente se reproducía una y otra vez el accidente.

Vaya, sus heridas de verdad que eran más aparatosas de lo que esperaba, se sintió culpable al ver como comenzaban a vendarlo y luego las instrucciones que le daban, miró fijamente a los ojos a ese hombre mientras notaba la incredulidad en la mirada contraria, no le sorprendía eso. No quería que la gente comenzara a hacer preguntas, de verdad que eran muy curiosos y detestaba los chismes así que mientras más pronto se fueran del lugar mucho mejor. No estaba pensando las cosas con calma ni con claridad pero no le importaba solo quería ir a casa y tomar un buen trago de soju. Espero pacientemente a que terminaran de atenderlo mientras sentía más y más compasión por él, ver sus heridas ahí tan expuestas y saber que dolían solo le hacían sentir más miserable por ser el tipo de persona que era. Agh, esto le fastidiaba demasiado, nunca se había puesto a pensar en sí estaba bien o mal ser como era, nunca le había importado pero ahora este imbécil venía a meterse en su pensamiento y eso lo destanteaba y por mucho, tan solo quería dejarlo todo, sabía que debía hacerlo.

Frunció el ceño cuando notó la coquetería por parte del tipo que le había atendido y sintió que se le removía el estómago ¿Qué acaso no estaba viendo que estaba herido? ¿por qué le coqueteaba?Tsk, le dedicó una mirada helada cuando ambos pares de ojos se cruzaron y notó como la sonrisa boba que tenía el tipo se le borraba del rostro, entonces Hee parpadeó pensando en ¿Por qué había hecho eso? Gruñó para sí mismo mientras guardaba la compostura al ver que Vincent le miraba, asintió torpemente cuando preguntó aquello y luego cayó en la cuenta de que eso sin duda estaba muy raro ¿Por qué una víctima de violación querría permanecer a solas con su violador? Sin duda era algo muy idiota de su parte, sus mejillas se colorearon vergonzosas y miró como el contrario se encogía de hombros, no es como si esta vez fuera a hacerle lo mismo ¿Cierto? Además estaba herido y no se veía muy fuerte ahora. – Acabamos…acabamos de tener un accidente – recalco el ambos, dos, porque el mayor seguía viéndolo a él como una víctima nada más cuando no era así la situación. Negó con su cabeza mientras comenzaba a caminar con él, su casa quedaba a 5 cuadras y no sería mucho, además el se sentía en perfectas condiciones para avanzar. Caminar en silencio todo el trayecto a su departamento, abrió la reja y luego entraron, saludó a su portero y luego se dirigió al ascensor, entraron y tecleo el número 10, le gustaba estar en lo más alto. Una vez que llegaron y bajaron saco la llave de la puerta y abrió entrando primero y sacándose los zapatos para después mirarle con cierta desconfianza – Pasa… - una vez hecha la invitación se dirigió a la cocina y sacó la botella de soju empinándola por completo – Sientate en la sala… enseguida iré… – murmuró luego de tomarse la botella, se estaba dando valor para hacerle frente a ese mastodonte que ahora yacía en su sala.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Miér Ago 21, 2013 8:59 am

Vincent tuvo que cerrar sus manos en todo el trayecto de camino hacia el lugar donde vivía Hee Chul, porque esa maldita preocupación que le hacía sentir este hombre lo quería hacer extender sus manos y agarrarlo mientras que caminaban. Después de todo, él sintió cómo se golpeó la cabeza y no entendió por qué lo dejaron irse tan fácilmente hacia su casa, ¿y si es que tenía una conmoción cerebral? A lo mejor sólo estaba siendo paranoico, pero desde que le hizo aquella canallada, era como si su mayor prioridad era de repente atender que este hombre nunca más volviera a sufrir por alguna causa, la que sea y él se declaró algo así como su protector personal, todo de manera inconsciente, claro está. Debería ser un poco inútil que se sintiera de esa manera, teniendo en cuenta que el chico estaba en todo su derecho de odiarlo y mucho más, pero aún así tenía la necesidad de protegerlo. Era muy irónico, lo sabía. Demasiado. Pero como el otro seguramente no apreciaría que él le pusiera siquiera una mano encima, él suspiró y controló esos tontos impulsos protectores que estaba sintiendo hacia Kim Hee Chul. Aunque el tipo había demostrado que no podía cuidar de sí solo, por eso casi muere aplastado por ese coche. Debería de tener un ojo en él de ahora en adelante.

El camino hacia la casa del otro fue muy silencioso, ninguno de los dos se atrevió a hablar y supuso que estaba mejor así. No quería que se pusiera a gritar en medio de la calle, como estaba seguro que una charla entre ellos dos iba a resultar siendo. Sólo esperó tranquilamente, caminando con un poco de dificultad, porque la verdad es que su camiseta le estaba rosando la herida, pero no quería caminar así, en cueros y vendados por la calle. Finalmente llegaron a un pintoresco edificio de departamentos que se le antojó a muy bello. Entró detrás del otro y en el ascensor siguió el momento de silencio. Recién cuando llegaron a la puerta del que seguramente era el departamento de Hee Chul el otro produjo algunas palabras, pero nada más que eso. Él no dijo nada, no sabía que decir, sólo lo siguió, mirando a sus costados, sintiendo un poco de aprensión. Por todo lo que sabía, este hombre pudo haberlo traído a su casa para darle su merecido por haberlo violado, aunque este coreano no parecía de esos hombres que fueran a sacar un arma y matarlo a quemarropa, ¿verdad? Negó con la cabeza y se quitó esos pensamientos locos de la mente.

―Um… okey… ―dijo el hombre antes de ir para la sala. Se quedó mirando allí, no sabiendo si sentarse o no, porque la verdad es que no quería mancharlo con sangre, porque su camiseta todavía estaba sucia. Tal vez debería de preguntarle si es que no le molestaba que lavara un poco su camiseta, ya que estaba aquí y también de paso si es que podía andar sin ella dentro de su casa. Así que volvió al lugar donde lo había visto entrar y gruñó cuando lo vio empinar el codo, para beber algo de suju. Agarró la botella y se la sacó de la mano, no importándole si estaba siendo grosero en la casa de otro, en la casa del que violó nada más y anda menos―. Acabas de tener un accidente y te golpeaste la cabeza y sé que te dieron medicinas para el dolor, ¿crees que es prudente beber cuando estás así? Yo creo que no ―dijo Vincent con la voz más tranquila que pudo llegar a reunir, negando con la cabeza mientras que dejaba la botella en la mesa que estaba en la cocina. La verdad es que estaba quedando muy mal, pero como ya dijo antes, él se había autodenominado el protector de este hombre y sabía que el alcohol podría llegar a hacerle mal si es que lo tomaba luego de ese golpe que se dio, por lo que no le importaba que se enojara con él, vamos. Lo estaba haciendo por su bien a pesar de que ahora mismo quedara como un maldito ogro.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Miér Ago 28, 2013 5:41 am

¿Por qué estaba preocupándose por él de esa manera? Lo último que merecía es que su atención se viera volcada en él ¡Le había violado! ¡Maldita sea! ¿por qué entonces sentía el deseo de curar las heridas que se había hecho protegiéndolo del impacto de ese auto? ¿Por qué estaba teniendo estos pensamientos tan dubitativos sobre él? Su cabeza estaba haciéndose un lío. Nunca había pensado que llegaría el día en el que el gran Kim Hee Chul no pudiera tener el control sobre sí mismo. Se llevó una mano a la cabeza, sentía que le punzaba y que en cualquier momento le explotaría, había logrado andar todo el trayecto hasta su casa por pura tozudez suya, no quería permanecer más tiempo ahí en el lugar del accidente, con todos esos ojos puestos sobre él, esperando para luego ir y divulgar chismes sobre su persona, era el precio que se debía pagar al ser una celebridad, cosa que a veces detestaba porque no le dejaban nada de privacidad. A duras penas había aceptado la medicina que le habían dado pero en cuanto llegara a casa y terminara de solucionar lo que tenía en mente, entonces le hablaría a su médico de cabecera para que lo examinara, no quería que le fuera a dar una jaqueca. Ahora estaba intentando saber porqué todo el odio que había albergado por este hombre se había desvanecido al saber que le había protegido con su vida ¿Por qué? No debería importarle en lo más mínimo, ni siquiera debería de agradecerlo, él lo había violado, lo había humillado de la peor manera posible y ahora se encontraba ahí en su casa porque él mismo le había invitado a ir ¿Qué estaba mal con él?

Ahora el hombre seguramente que se sentiría igual o más incómodo que él ¿A qué lo había traído a casa? Ah, sí… quería saber el porqué de ese acto tan heroico ¿Sería que solo estaba fingiendo que le importaba? Eso le hizo enfadarse de pronto, HeeChul era muy conocido por tener esos cambios de humor repentinos, en segundos podía pasar de la alegría al enfado y ese era uno de esos momentos, estaba enfadado ¡Claro que él tipo debía de estar fingiendo! Nadie arriesga su vida por una persona, en especial cuando esa persona es alguien a quien le hiciste daño, nadie en el mundo es lo suficientemente desinteresado como para ponerse en el suelo y dejar que pasen encima de él ¿Qué conseguía con lo que había hecho al salvarle la vida? Seguramente estaba tratando de limpiar su conciencia, de que con eso ya estarían a mano por la violación ¿no? ¡Claro! Nadie es tan desinteresado, todos hacen algo para recibir algo a cambio. Frunció su ceño y empinó la botella mientras pensaba claramente lo que le diría, sí creía que con su acto de valentía le impresionaba pues estaba muy equivocado, ese mastodonte le iba a escuchar. Apenas iba a terminar de beber el soju cuando miró una mano que se apoderaba de la botella y la arrancaba de sus labios, gruñó suavemente y limpió con su antebrazo unas gotas del licor que recorría la comisura derecha de estos y luego fulminó con su mirada al hombre en cuestión que todavía se dio el lujo de reprenderlo por lo que estaba haciendo ¡Faltaba más! Su tono de voz se exaltó mientras respiraba profundo para llenar sus pulmones – ¿Pero quién te has creído para sermonearme a mí? ¿Sabes con quién hablas? Por dios! Sí crees que yo me tragaré tu montaje del héroe pues estás muy equivocado ¿Acaso no lo hiciste solo para limpiar tu conciencia? Querías que todos te aplaudieran el hecho de haberme salvado no? Eres despreciable despotricó con furia mientras su dedo índice iba directo a su pecho y le golpeaba con el.

Le miró enfurruñado, se le había subido un poco el soju que se había tomado porque no había comido nada y por que se lo había empinado como si fuera pura agua pero eso sumándolo al golpe solo lo había logrado marear un poco, le dedicó una sonrisa socarrona al tiempo que le empujaba suavemente contra su cuerpo, la cercanía de ambos cuerpos le estremecieron como aquella vez ¡joder! Que si aquella vez se hubiera arreglado y no se hubiera visto tan miserable HeeChul no habría dudado en seducirlo y eso era lo que le estaba haciendo rabiar en esos momentos, pese a la humillación que había sufrido de su parte era más humillante para él pensar en que lo había disfrutado, un poco.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Vie Ago 30, 2013 2:31 am

Ok, probablemente se estaba tomando muchas atribuciones al respecto, pero es que simplemente no podía dejar que el hombre se estuviera haciendo más daño del que ya tenía encima. Sin embargo, era evidente que su “ayuda” no sería bien recibida, después de todo, él no era nadie para poder decirle qué deberían hacer y que no. No sabía de dónde carajos estaba saliendo este complejo de héroe si él nunca antes de había preocupado por nadie, absolutamente nadie, pero ahora se encontraba con esta persona a la que tanto daño había hecho y la culpabilidad lo tenían actuando como un jodido loco. Negó fuertemente con la cabeza, pero aún así alejó la botella de la boca del otro, notando de manera ausente cómo algunas gotas de la bebida alcohólica bajaron por la comisura de la boca del menor. Entonces Vincent supo que había algo que andaba seriamente mal con él, porque de otra manera no pensaría que ese gesto de limpiarse la boca con el dorso de la mano era sexy. ¡Maldita sea, que lo había violado! ¡¿Cómo es que podía tener pensamientos tan pervertidos sobre la persona a la que forzó a tener relaciones sexuales?! ¡¿Qué mierda estaba mal con él?! Se alejó del otro como si quemara, pero al parecer, las cosas no estaban a su favor ahora, porque el otro se pegó a su cuerpo y comenzó a apuñalarlo con un solo dedo, mientras que le gritoneaba.

Sí, algo definitivamente estaba muy mal con él, porque hasta esos condenados gritos los encontraba atractivos. Cerró los ojos y mentalmente encerró todos esos pensamientos estúpidos en un rincón muy pequeño de su mente, para evitar que lo siguieran atormentando. Era demasiado confuso pensar en todo eso, mejor debería concentrarse en el lío actual en que se había metido. Como estar en la casa del hombre al que había abusado sexualmente sin saber realmente por qué vino en un principio. Ah, sí. Porque acababan de tener un accidente y él vino a buscar al otro para que le permitiera lavar su camiseta que seguramente tenía manchas de sangre. Se alejó del hombre, dándole una mirada seria, esperando que guardara un poco de silencio, antes de hacer su descargo. Porque lo que hizo lo hizo porque fue instinto, no realmente porque deseara tener un premio, él no era un héroe de nada, la gente le importaba muy poco realmente, así que frunció el ceño y apretó sus puños.

―Es cierto que no espero que me agradezcas que te haya salvado la vida, pero joder si es que voy a permitir que me trates como alguien que sólo busca reconocimiento. Mi consciencia siempre, siempre va a estar sucia por lo que te hice, porque cada noche sueño con hecho, atormentándome por saber que dentro de mí existe una bestia capaz de hacer tal cosa ―Negó con la cabeza y retrocedió hasta quedar a una distancia considerable del otro hombre, porque se le estaba dificultando mucho el poder pensar y hablar con Hee Chul tan cerca suyo, demasiado. ―¿Eso era por lo que me trajiste a tu casa, para decirme esas cosas? pues bien, ya tienes mi descargo, no te salvé esperando que me perdonaras, fue puro instinto de ver que podría hacer algo para evitar que fueras aplastado por un coche y nada más, ¿ok? No hay segundas intenciones, sólo lo que te estoy diciendo, aunque no creo que quieras confiar en mis palabras, pero no te he mentido, de todas formas ―dijo Vincent, lanzando un suspiro largo y sufridor, queriendo frotarse las sienes, pero su espalda le estaba doliendo un poco y un movimiento como ese seguramente le traería una punzada, así que sólo se quedó allí, pensando si es que no era mejor largarse de una buena vez, total, ya estaba seguro de que Hee Chul estaba en su casa, no tenía nada que hacer allí en estos momentos.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Lun Sep 02, 2013 5:50 pm

¿Quién se creía que era para sermonearlo de esa manera? Una cosa era que le hubiera traído en ese momento a su casa por una decisión por demás estúpida, sabía que no debía hacerlo pero es que en el momento no quería armar un escándalo más grave que el que ya estaba así que su mejor idea había sido esa, idea que ahora lamentaba por mucho puesto que esas sensaciones volvían a hacerse presentes. Ahora no podía creer que le hubiera quitado la botella de aquella manera ¿Era eso correcto? Uno no va a casa ajena a dar sermones, menos cuando se era invitado. Entrecerró sus ojos, quería golpearlo, quería arrojarle lo que se le cruzara en su camino a la cabeza porque este hombre se había tomado ese atrevimiento para con él. Tenía que calmarse, tenía que respirar profundo contar hasta 100 y después vería si daba resultado esa tranquilidad. Limpió con su antebrazo las gotas de licor que se atrevían a escurrirse por las comisuras de sus labios sin despegar la vista de los ojos azules que le veían con esa expresión de ¿Deseo? ¿Qué demonios estaba viendo en ellos? Sus mejillas ardieron y una furia estalló en su interior al tiempo que el contrario se alejaba de él ¡Ah no! Esta vez no huiría de él.

¿Lo estaba ignorando acaso? ¿por qué no le veía? Detestaba que le ignoraran de esa manera. DongHae podría dar constancia de eso puesto que la única vez que se había atrevido a ignorarle de esa manera había tenido que soportar su venganza y eso DongHae nunca lo olvidaría, le había humillado de tal forma que le había hecho llorar y encerrarse en su habitación para no salir por una semana entera. ¡Ah! Que gloriosos tiempos, aunque ahora que lo pensaba DongHae no merecía que le hubiera tratado de esa manera… ¡Momento! ¿De cuándo acá sentía arrepentimiento por algo hecho? ¡Agh! ¿Qué le estaba pasando? Estos sentimientos comenzaban a volverse molestos. Abrió sus ojos ampliamente y le miró enfadado, ese hombre de verdad que enervaba sus nervios. Tronó su boca en una mueca de amplio disgusto, no lo soportaba y sin embargo no quería alejarse de él, de hecho imaginaba estar entre sus brazos y… ¿Qué rayos estaba pensando? ¡AGH!

Sus palabras fueron calladas al instante en que el otro comenzó a hablar, sorprendiéndole de sobremanera pues nunca nadie le había refutado mientras estaba despotricando a diestra y siniestra. Notó que se alejaba de él como si fuera una peste o tuviera lepra y eso solo le hizo hacer una mueca de ofensa. Las palabras del bruto sonaban bastante sinceras y el debía reconocer que no tenía motivos para refutarle, de hecho ni siquiera había intentado hacer un movimiento con él entonces ¿Qué era lo que le pasaba? Jadeó suavemente sintiendo que le faltaba el aire y una opresión en su pecho se hacía presente, se llevó una mano a este mientras cerraba sus ojos y su cuerpo se dirigía inconscientemente hasta el mayor, recargándose en este con suavidad para después abrir los ojos al ver que su ansiedad se había disipado nada más tocarlo ¿qué diablos sucedía? Respiró profundamente y se tocó la cabeza para después mirar al mayor, necesitaba terminar con esto de una buena vez, este resentimiento que le estaba consumiendo por dentro y no le dejaba en paz. Además, debía admitir por una vez que eso que le había hecho le había gustado. ¡Demonios! ¿eso era perversión? Bueno, nada le sorprendía, siempre había sabido que era una persona loca. Tragó pesado y se alejó un poco sintiendo un suave mareo en su cabeza, respiró profundo y se apresuró a la sala para dejarse caer mientras hablaba Eres un idiota… arriesgar tu vida por alguien que no te lo agradecerá… ¿Vale la pena? – preguntó con sorna mientras cerraba sus ojos un momento, verlo y su presencia le perturbaban demasiado.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Jue Sep 05, 2013 1:35 am

Vincent no sabía realmente qué hacer, cuando se trataba de este hombre se sentía atado de pies y manos y eso no era una sensación muy bonita. Así que antes de cometer una locura de la que probablemente se arrepentiría, lo mejor era huir, como un mero cobarde, pero era preferente eso que hacerle más daño a este pobre hombre. Porque esas ganas de tocarlo estaban creciendo en su interior y él no podía creer que estuviera experimentando tal cosa. ¿Es que acaso estaba loco o qué? ¡Maldita sea con esos deseos! ¿De dónde estaban viniendo? No entendía nada, además la mueca de repulsión que tenía el otro hombre le decían que debería de salir de allí, pero ya, porque era demasiado peligroso que estuvieran mucho más tiempo juntos bajo un mismo techo. Vincent debería admitirse que ya no había perdón para sus acciones, que vino a hacer lo que deseaba, el pedir perdón, pero ahora era tiempo de huir de una buena vez con la cola entre las patas y alejarse lo más posible de este hombre que hizo daño. Por lo visto no iba a denunciarlo, que era otra cosa de la que había querido asegurarse, así que ahora todo debería estar bien en su mente. Por ello lo miró moverse desde donde estaba, seguramente para salir de la cocina, puesto que no aguantaba su presencia.

Sin embargo, se sorprendió cuando en vez de alejarse de él lo que hizo fue acercarse y apoyarse sobre su cuerpo mucho más grande. ¿Qué carajos era todo eso? ¿Es que quería volverlo loco? Tuvo que cerrar sus manos en puños, porque de lo contrario estaba seguro que cometería alguna locura como tocarlo y acariciarlo, cuando estaba seguro, hace menos de un segundo, que este hombre lo odiaba. Pero aquí estaban mandándole señales encontradas con las cuales él no tenía idea de qué hacer. Tembló un poco, pero finalmente Hee Chul pareció recobrar la compostura y el hombre se alejó de él, yendo hacia la sala donde había dejado su camiseta. Suspiró cuando se vio solo, porque la presencia del otro le afectaba de una manera que no entendía, sin embargo, no había motivo para encontrarle razón, sólo debería largarse de allí y ya. Por eso se despegó de la pared y esperó unos segundos hasta que su respiración se acompasó, porque la cercanía del otro hizo latir su corazón muy desbocado, antes de salir de la cocina rumbo a la sala donde estaba el otro, deteniéndose brevemente cuando lo escuchó decirle esas cosas. Lo miró con una ceja enarcada y abrió la boca, pero se contuvo, ¿valía la pena una explicación cuando era evidente que el otro hombre lo odiaría para siempre? La respuesta estaba clara para Vincent.

―Lo hice porque creí que era lo correcto de hacer ―dijo el hombre, buscando dónde había dejado la chaqueta que traía puesta antes. Hizo una mueca de dolor al ver que el hombre que estaba con los ojos cerrados, se había sentado justo arriba de ella. Mierda―. Te parecerá raro que alguien que abusó de ti tenga el sentido de diferenciar entre lo bueno y lo malo, pero en ese momento sentí que lo mejor era salvarte. Me moví por instinto, no había segundas intenciones en ello ni nada por el estilo ―admitió el hombre, aunque algo dentro de él se había aterrorizado ante la perspectiva de que Hee Chul se muriera atropellado, siendo que él podría hacer algo para evitarlo. No quería ahondar más en ese sentimiento, así que se acercó al otro y agarró la chaqueta que estaba aprisionada entre el cuerpo del menor y el sillón donde estaba sentado. Estiró un poco y luego lanzó un suspiro―. ¿Puedes correrte un poco y dejarme sacar mi chaqueta? Fue una mala idea el venir aquí, es evidente que tú y yo no nos soportamos y no podemos ni vernos, así que será mejor que me vaya. Por favor, sólo necesito mi chaqueta y me largaré de aquí. Jamás volverás a verme, me encargaré de ello, después de todo… tengo otra casa en mi país de origen ―masculló, mirando hacia afuera. Aunque no quería regresar a aquel lugar, pero lo haría con tal de castigarse por haberle hecho tanto daño a este hombre. Regresaría a ese lugar que odiaba.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Jue Sep 05, 2013 4:36 am

Kim Hee Chul se estaba debatiendo ahora mismo, la única razón por la que había traído a este mastodonte a su departamento era para saber qué era lo que sentía cuando estaba cerca de él, en el momento en el que había escuchado su voz todas sus terminaciones nerviosas le habían traicionado y había reaccionado de tal manera que no era permitido, no para él. Había desatado una sería de impulsos que nunca antes había sentido y no entendía por qué rayos tenía que sentirlos con su ¡violador! ¡Joder! El deseo que había despertado en él lo estaba asfixiando por completo, sentirlo tan cerca y desmoronar esa estúpida barrera que había creado le hacía sentirse tan indefenso ¡Era su violador! ¿Esto que sentía no era acaso una enfermedad? ¿Estocolmo? No, no… él estaba completamente consciente de que estaba mal sentir ese ardoroso y punzante deseo por este hombre pero es que el hombre mismo lo había provocado. Lo odiaba por ello, por desearlo. Este hombre era bastante atractivo, era su maldito tipo ¿por qué había tenido que hacerle eso? Claro, esa noche estaba más que ebrio pero ¡No! No podía hacerlo ¡Demonios! Si tan solo pudiera sacarse ese sentimiento tan intenso del cuerpo ¿Estaba excitándose con tenerlo ahí en casa?

Quería sentir una caricia, solo una caricia proveniente de este hombre ¿Por qué? Estaba seguro de que a pesar de toda esa brutalidad con la que lo había tratado podía acariciarlo, tan solo quería que lo tomara en esos momentos y lo atrajera a su cuerpo, un abrazo, un roce, una caricia, un toque, solo eso ¿En que demonios estaba pensando? Sabía que estaba loco pero no a ese punto. Cerró sus ojos un momento para tratar de contenerse, pensar con claridad. Fue entonces cuando se alejó de él, no debía hacer lo que estaba haciendo, era demasiado peligroso pero es que… lo deseaba, lo deseaba con fuerza al punto de doler. No quería odiarlo pero en algo tenía que enfocar esa pasión, ese fuego que crecía desde su vientre y se expandía incendiando todo su cuerpo, si no podía tenerlo como quería entonces le odiaría con fuerza, apasionadamente, como nadie más pudiera hacerlo. Jadeó suavemente al verlo de nueva cuenta ahí frente a él, estaba a punto de decir algo pero notó como cambio de parecer, era tan transparente para él, no podía mentirle y veía en sus ojos que le deseaba tanto como HeeChul a él.

Esto no era bueno, verlo ahí tan claro para él le hizo soltar un gemido de dolor y cerró sus ojos recargándose contra el respaldo del mueble mientras le escuchaba ¿Abusar? Comenzaba a creer que no había sido así, estaba volviéndose loco. Su cuerpo entero se agito cuando le sintió acercarse, abrió sus ojos y sintió como algo se movía bajo su trasero, miró la mano y notó que tiraba de una manga de lo que parecía una chaqueta, sin embargo no se movió. Escuchó que le pedía moverse y luego lo obvio, trago pesado clavando su mirada en él y luego sonrió con amargura ¿Así que primero lo hacía desearlo al punto de volverlo loco y luego no quería hacerse responsable por eso? Una contenida ira comenzó a hacerse presente mientras apretaba la mandíbula, no se lo iba a permitir. –No… no me moveré… murmuró seriamente mientras le tomaba por esa mano que tiraba de la chaqueta y lo jalaba hacía su cuerpo recostándose sobre el sofá y dejándolo sobre su cuerpo con cuidado, tratando de que no chocaran –aún-. Lo miró largamente durante unos segundos, su rostro, sus ojos, sus labios… todo tan perfecto. Respiró profundo antes de posar su mirada en esa boca tan insinuante, remordió su labio inferior con suavidad y acercó sus labios sin apartar su vista de los ojos azules contrarios, se detuvo al estar a punto de rozarlos y frunció ligeramente el ceño - Hazte responsable… –murmuro directamente… Hazte responsable de hacerme desearte tanto… jadeó rozando sus labios antes de atraparlos en un beso, un suave y temeroso beso porque su mente le decía que era una estupidez lo que estaba haciendo pero su cuerpo le deseaba tanto que mandaba al diablo a su consciencia.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Jue Sep 05, 2013 9:12 am

Quería salir huyendo cuanto antes, pero este hombre no parecía querer ceder a sus peticiones, sino que estaba allí, haciendo berrinche como un niño pequeño. ¿Qué era lo que se traía en manos? ¿Por qué no lo dejaba poner tierra de por medio? Sería mucho mejor para ambos, porque esto no era nada más que una locura, lo que estaba sintiendo era sucio, inmoral. Uno no podía sentir deseo ardiente por una persona a la que abusó en la parte trasera de un coche por venganza al haberlo humillado. Eso era asqueroso, un pensamiento muy, pero muy vil. Sin embargo, este hombre parecía no querer seguir las leyes de la cordura y estaba allí, enfurruñado y dispuesto a hacer lo que sea con tal de volverlo un hombre muy loco. Locura que lo podría llevar hasta querer abusar de él de nuevo, lo cuál iba a estar mal, muy mal, demasiado mal. Tragó saliva y luego negó con la cabeza, estirando un poco más su chaqueta, aunque a lo mejor sólo tenía que dejarla y largarse de una buena vez de allí y ya. Pero no contó con que el hombre delgado tuviera tanta fuerza escondida y lo jalara de tal forma que él se tambaleó hacia adelante. Tuvo que sostenerse como pudo del borde del sillón para no estrellarse de lleno con el cuerpo más pequeño, aunque sus cuerpos quedaron pegados por la acción.

―¿Estás loco? ―cuestionó, no pudiendo creer que quisiera este tipo de contacto con él, cuando antes había escapado y no quería que lo tocara. ¿Es que estaba loco acaso? ¿Sufría la misma locura que el mismo Vincent? Tragó saliva al tenerlo tan cerca, al sentir el deseo crecer en su bajo vientre. A su memoria vinieron recuerdos fantasmas de lo que se sentía el penetrar a este hombre, el escuchar sus gemidos ahogados y la forma en que lo maldecía. Eso hizo que su pene se removiera inquieto allá abajo y cerró los ojos, porque estaba muy mal, demasiado mal que sintiera esas cosas. Eso era prohibido, con un demonio. Sin embargo, el otro hombre estaba más loco que él, porque el reclamo que le hizo no podría ser en serio, ¿cierto? ¿Qué le despertaba qué cosa? Eso… eso no podría ser posible, la verdad que no, sin embargo, allí estaba la prueba, estaba sintiendo los labios de Kim Hee Chul contra los suyos, por primera vez sin que sea un beso robado ni nada por el estilo, sino porque el hombre que había violado así lo deseaba. Dios. Esto estaba mal, muy mal, pero joder si es que no era sabroso. Vincent gruñó y se apretó un poco más contra el cuerpo delgado entregándose al beso, volviéndolo un poco más potente, metiéndole la lengua hasta el fondo, para hacer este un beso vicioso, que nada tenía de romántico, por supuesto. Pero la consciencia pronto se hizo presente en su persona y separó sus labios de los de Hee Chul.

―No… esto está mal, está muy mal. No podemos ―dijo el hombre, separándose del cuerpo tentador del otro, echando en falta enseguida el calor del cuerpo del más joven, pero era o mejor, alguien de los dos debería de poner una barrera o terminarían cometiendo una locura. Se levantó del cuerpo del otro, agarró su chaqueta y se fue hacia la puerta, pero por más que quiso, no pudo avanzar mucho más. Era como si su cuerpo estuviera siendo atajada o atado por una fuerza invisible y lo estuviera trayendo de nuevo hacia el cuerpo del otro. Cerró los ojos, apretó sus puños y se dio vuelta, con la furia brillando en sus ojos azules, antes de regresar a donde estaba el hombre y tirarse de nuevo encima de su cuerpo, pero esta vez agarrándole de las muñecas y colocarlas encima de la cabeza del otro―. ¿Qué es lo que quieres de mí? ¿Qué es lo que quieres probar? ¿Es este tu castigo por lo que te hice, el volverme un hombre loco? Porque como me vuelvas a besar enloqueceré. No podemos estar sintiendo estas cosas el uno por el otro. Está mal… está muy mal, pero… ―Inspiró y exhaló, sintiéndose agitado. El aire le estaba faltando, porque no podía pensar con rapidez, sólo podría pensar en el cuerpo debajo de él. ―No deberías besarme, no debería sentir deseo por mí. Te violé, con un demonio. Lo que debería hacer es odiarme, no incitar a mi cuerpo a que te vuelva a hacer aquello. ¿Sientes eso? ―Movió su cadera hacia adelante, rozando contra la ingle de Hee Chul. ―Tus jueguitos me han puesto duro. Dios… estoy duro por el cuerpo que violé, ¿tienes idea de lo confundido que me hace sentir eso? ¡Maldita sea! ―gritó, antes de levantarse de nuevo, porque no podía seguir en contacto con el otro o se volvería loco.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Mar Sep 10, 2013 2:31 am

Desde el primer momento en el que lo había vuelto a encontrar se había dado cuenta de que no iba a poder dejarlo ir, no iba a poder escapar de lo que sentía por este hombre tan bruto y tosco, deseaba odiarlo con todas sus fuerzas, repudiarlo y hacerle pagar por lo que le había hecho pero no podía, no entendía cómo es que todo ese odio desmedido que había sentido se convertía en deseo hacía él. Esa lucha interna la había tenido durante toda esa semana, había creído que se estaba volviendo loco, la primera noche que soñó con él tuvo una maldita erección al despertar, se había tratado de convencer que era una reacción natural a un sueño erótico pero ¿En dónde diablos tenía lo erótico una violación? Lo que estaba sintiendo era sucio, nunca le había importado mucho aquello de moral o inmoral pero simplemente no quería dejarse llevar por esto, aunque sabía que era demasiado tarde pues estaba más que hundido de sentimientos por este mastodonte. Nunca había sido una persona cuerda pero esto era el colmo, Kim HeeChul estaba rebasando el límite de lo excéntrico, estaba mal y lo peor es que no le importaba en lo absoluto, en algún momento había dejado de pensar en ello y había cedido ante sus bajos instintos, quería que se lo cogiera como aquella vez, que lo violara de ser necesario aunque esta vez no iba a poder llamarse violación por que él lo estaba anhelando tanto como parecía que él otro también lo hacía.

Sonrió ignorando su pregunta, se la habían hecho tantas veces que prefería no responder a eso ¿Qué más daba que lo estuviera o no? Sus ojos ardían de deseo por él, quería que se lo cogiera, que lo penetrara con ese groso falo que poseía y que noches atrás le había hecho masturbarse con su recuerdo, deseaba que lo embistiera con fuerza hasta darle espasmos como la aquella noche ¡Maldita sea! Era un jodido loco. Sonrió complacido al sentir como bajo los pantalones del hombre crecía su miembro ¿Así que lo estaba excitando he? Arqueó una ceja al verlo y se relamió los labios mientras le veía fija e intensamente, esperando. Aunque no pudo esperar demasiado, sus brazos se enroscaron alrededor de su cuello y lo atrajo con fuerza hacía sí para poder besarlo, quería devorar esos labios con ansiedad, para saciarse de una vez por todas, su teoría era que una vez que volviera a hacerlo con este hombre desaparecerían todos estos sentimientos absurdos que estaba experimentando por él pero ¿Qué pasaría si no lo hacían? Esa pregunta era la que rondaba su cabeza con frecuencia y que le hacía estremecerse de temor por completo. Cerró sus ojos tratando de callar su mente y así fue, su mente se perdió en los nuevos sentimientos que estaba experimentando al besar a este hombre en sus 5 sentidos, tal vez 6. Una electricidad recorrió todo su cuerpo y se tensó por un momento para después seguir el beso, menos agresivo que el primero. Gimió encantado cuando sintió que se apretaba contra su cuerpo y se entregaba a él, era simplemente delicioso. Abrió sus labios recibiendo gustoso su lengua que se adentraba a su boca explorándola hasta el fondo, no opuso resistencia, lo deseaba tanto como él. Sus manos ya se habían enredado en su sedoso y largo cabello, halándole suavemente y jadeando contra sus labios hasta que le separó súbitamente, haciéndole mirarlo atónito ¿Qué ocurría?

Sus pupilas estaba dilatadas, su ropa desarreglada, su pecho subía y bajaba, sus labios estaban semi abiertos, rojos pasión y algo húmedos por los besos, hinchados e invitantes a probarlos, sus cabellos se encontraban alborotados y HeeChul tenía una expresión aturdida y adorable en su rostro. No lograba entender porque le había detenido y porque se separaba de su cuerpo, haciéndole añorar su calor y su peso –sobre todo su peso- sobre el suyo. Tragó pesado antes de hablar con voz trémula –¿No quieres? - fue lo único coherente que logró formular mientras le veía alzarse y tomar su chaqueta ¡Dios mío! ¡Se iba a ir! Le miró abriendo sus ojos ampliamente y sentándose en el sofá, siguiéndole hasta la puerta, rogando porque no avanzara ni un paso más ¿Por qué rogaba eso? Deberá de estar agradecido de que uno de los dos estuviera cuerdo y no siguiera con esta locura pero él no lo quería así ¿Qué le estaba sucediendo? Bajo su mirada hacía el suelo, no quería verlo cuando saliera de ahí porque eso significaría que tendría que buscar otra manera de olvidarlo –HeeChul tenía la idea de que una noche “cuerdo” entre sus brazos le haría olvidar a este hombre para él pero comenzaba a desechar esa idea-. Escuchó los pasos contrarios y alzó su rostro para verle avanzar hasta él, la furia que se notaba en esos bellos y profundos ojos azules le hizo estremecerse, tanto que se quedó quieto mirando como se acercaba hasta él y se lanzaba contra su cuerpo aplastándole y tomandole de las muñecas, colocando sus brazos por sobre su cabeza, sintiendo su corazón desbocarse de una manera muy agitada, su boca estaba seca.

Le escuchó atentamente mientras sus ojos se clavaban en los azules contrarios, tenía tanta razón en sus palabras, quería volverlo loco, al igual que como estaba él, no podían estar sintiendo esto el uno por el otro pero quería comprobar si con una vez más podía deshacerse de su sentir. Su respiración se agitaba conforme sentía el aliento del contrario rozar sus labios, su cuerpo aplastando el suyo solo era un factor más para hacerle sonrojar y sentir como un calor comenzaba a inundar su cuerpo, sus labios se entreabrían deseando callar los contrarios pero su voz le gustaba, le gustaba la manera desesperada en la que le trataba de hacer entrar en razón ¿Alguien alguna vez le habría dicho a este grandulón que se escuchaba sexy haciendo eso? Al diablo la violación, de haber querido lo habría destrozado públicamente pero ya no le importaba eso, tenía un apetito sexual que deseaba ser satisfecho por este hombre ahora. Un gemido de placer salió de sus labios cuando sintió que rozaba su ingle con su pene duro y tieso bajo su ropa, su sonrisa sardónica salió a flote, le gustaba verlo perder el control de esa manera, estaba demasiado excitado por él. Le miró levantarse pero esta vez no le dejo hacerlo solo, le siguió alzándose y mirándole unos momentos antes de avanzar hasta ñel y envolver su cuello con sus delgados brazos para atraerlo a él y comenzar a repartir besos sobre sus labios sin importarle nada más que eso, frotándose descaradamente contra su cuerpo, repegandose a él lo más que podía – No me importa…no me importa nada más que hacerlo contigo en estos momentos… o me violas tú o terminaré violándote yo… tú decides… comentó entre beso y beso sin dejar de refregarse, con Kim HeeChul la cordura salía volando desde el momento en que entrabas a casa.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Miér Sep 11, 2013 2:07 am

Esto no era nada más que una locura y él parecía ser el único cuerdo que todavía podía pensar racionalmente en una situación como esta. Simplemente estaba mal, por más que le gustaba el sabor de los labios del otro, por más que su cuerpo vibraba y gritaba por poder poseer de nuevo ese cuerpo delgado, Vincent no se podía permitir caer bajo el hechizo de ese cuerpo hermoso que tenía el hombre que había violado. ¡Que había violado, con un demonio! Esto era jodidamente lo, jamás podría pensar en que volver a tener sexo con el era una buena idea. Nunca. Nunca. Estaba demasiado loco, no debería de hacer eso. Por Dios, algo de cordura todavía le quedaba y esa es la que usó para alejarse del cuerpo tentador del otro. ¿Cómo es que después de todo lo que le hizo todavía podía mandarle esa mirada lujuriosa? ¿Cómo es que podía dejar escapar esos gemidos de deseos? ¿Cómo es que lograba ponerse duro como roca por tener de nuevo el cuerpo de su violador encima de él? ¿Es que este hombre estaba loco acaso? Pero si es que hablábamos de locura, Vincent mismo estaba duro como una roca al estar compartiendo roces y besos con el hombre por el que se torturaba ya que le hizo aquello tan vil. Eran ambos dos locos y antes de que cometieran la peor locura, alguien debía de alejarse… y ese sería él.

Se levantó casi de un salto de encima del cuerpo del otro, teniendo que luchar un poco para desenredarse de las piernas que lo tenían atrapado y logró apenas hacer unos pasos cuando sintió el cuerpo del otro saltarle casi como un gato a su presa, rodeándole el cuello con los brazos antes de que se diera cuenta y luego comenzó a frotarse de nuevo de aquella manera tan descarada contra él. ¿Es que este tipo no sentía ningún tipo de sentido de autoconservación o qué? No podía creer que estuviera tentando de esa manera tan de puta al hombre que se la metió sin su permiso no hace más de un mes, provocándolo, deseándolo, enloqueciéndolo. La desesperación comenzó a crecer en el pecho del hombre, sabiendo que sino se separaba pronto de él, cometería una locura, la mayor locura de todas, pero por más que todos sus deseos estaban puestos en alejarse de la tención al pecado que era Kim Hee Chul, su cuerpo lo traicionaba, diciéndole que tenía unos planes muy diferentes a los que quería poner en práctica Vincent. Estaba perdido y lo sabía, su pene prácticamente estalló cuando aquel le hizo esa amenaza que no podría ser verdad, pero la mirada en los ojos del menor le dijo que era muy cierto, planeaba obligarlo de ser necesario a que se lo cojiera, si es que él no terminaba cediendo. Tragó saliva y antes de que se diera cuenta, sus manos estaban rodeando las caderas delgadas del menor con tanta fuerza que seguramente dejaría una marca en la mañana.

―¿En verdad quieres que te viole de nuevo? ―gruñó el mayor, volviendo a perder la cabeza como aquella noche en ese estacionamiento, donde empujó a Hee Chul contra el baúl de un coche y se lo violó hasta llenarlo hasta el tope con su semen―. Pues te lo has buscado, espero que después no te quejes, porque sobre aviso no hay reclamo ―masculló el hombre antes de darse vuelta y pegar a Hee Chul contra la pared que estaba detrás de ellos, levantándolo un poco hasta que las piernas de este rodearon sus caderas. En esa posición, le fue mucho más fácil poder juntar sus ingles de nuevo y comenzar a frotarse en serio, no la manera suave que estuvieron teniendo antes. Se besaron también, un beso que nada tenía de romántica, era frenético, cargado de ese deseo loco que estaban sintiendo el uno por el otro, un deseo que ninguno de los dos seguramente podría explicar si es que terminaban enfrente de un psicólogo. ¿Cómo explicar que sus mentes querían mantenerlos alejados pero eran sus cuerpos los que se deseaban con locura? Porque algo en el cerebro del rubio le seguía diciendo que esto era una completa locura, que se alejara lo antes posible, que se iba a arrepentir como no tenía idea si es que continuaba con esta locura. Pero sus manos estaban ya dentro de los pantalones del coreano, bajándoselo hasta que pudo tocar la piel suave de su trasero. Lo amasó como si se tratara de una masa para hacer unos ricos fideos caseros y luego sondeó un poco aquella entrada que lo recibiría dentro de poco.

―¿Cómo lo quieres, mh? ¿Sin preparación como aquella vez? ¿Qué te la meta hasta que sangres y eso me sirva de lubricación? ¿O quieres que use mi saliva y mis dedos para abrirte un poco antes de que te la meta? ―susurró Vincent dejando por fin los labios de este hombre que lo estaba volviendo loco, para bajar y recorrerle el cuello, besando y mordisqueando los costados del cuello del menor, dejando marcas allí que serían visibles si es que el dueño de esta deliciosa piel no se lo cubría―. Haz tu respuesta clara o te la meteré así nada más y tendrás que aguantártela porque antes de metértela te pondré una mano en la boca, para que tus vecinos no puedan oír cómo te violo, porque tú mismo me lo has pedido. Eres una puta cualquiera, Kim Hee Chul, espero que después de esto sepas que arderás en el infierno por volver a tentar a tu violador para que te coja de nuevo ―siseó el hombre, metiéndole un dedo en el agujero al otro, sin nada de lubricación, mientras que esperaba la decisión del otro. No se aguantó simplemente el deseo de tener algo que sea suyo dentro de aquel culo delicioso que contra toda posibilidad, estaba dispuesto a recibirlo de nuevo de manera brutal, si es que Hee Chul así lo deseaba.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Kim Hee Chul el Lun Sep 30, 2013 2:41 am

No le importaba si le consideraba la persona más loca del mundo, en estos momentos ni él podría encontrar su cordura por mucho que la buscara, esta le había abandonado hace días cuando este mastodonte le había “violado” de aquella manera. ¿Por qué estaba mal que deseara a su agresor? No entendía que es lo que pasaba con su cuerpo y aunque su mente le dijera que esto no estaba bien en esos momentos estaba ganando más su lado carnal, quería sentirlo como aquella vez, quería que le tomara con aquel deseo y pasión con la que ninguno de sus amantes le había tomado antes. El mayor parecía mucho más afectado por lo que había cometido que le sacaba un poco de onda la manera en la que lo estaba rechazando en esos momentos ¿Qué ya no encontraba atractivo su cuerpo? ¿Acaso era de esos que una vez que obtenían lo que querían lo desechaban como si fuera cualquier objeto? En esos momentos no le importaba lo que le había hecho, le importaba lo que había despertado en él, lo que le había hecho sentir y ahora tendría que hacerse responsable por eso ¿Quería un castigo? Sería este, tomar de nueva cuenta el cuerpo que había profanado de aquella manera y repetir el suceso hasta que se hartara de esto, recordando al otro día lo que habían hecho, el pecado que ambos habían compartido y del que ahora eran cómplices.

El cuerpo perfecto de este hombre le enloquecía, le hacía gemir como una vil puta en celo, quería más, quería frotarse hasta saciarse, besarlo, desnudarlo y sentirlo en su máxima gloria porque aquella vez ni siquiera le había dado oportunidad de disfrutarlo, aun recordaba claramente la manera en la que lo había arrojado contra el auto y se la había metido sin preparación alguna ¿Era este algún fetiche nuevo de Kim HeeChul? El sentirse dominado en el sexo le había despertado una bestia por completo que buscaba ser satisfecha y que mejor que lo hiciera quien lo había despertado. Podía sentir ese enorme falo endurecerse bajo su ropa, quería chuparlo, tragarlo, lamerlo desde la base hasta la punta, degustarlo y jugar con esas grandes bolas que contenían todo ese delicioso semen, quería metérselo en su entrada que palpitaba deseosa y desesperada por tenerlo dentro, apretarlo y luego sentir su semen recorrer sus entrañas llenándole por completo, como aquella vez. Era una locura sí, pero eso era lo que menos le importaba.

Relamió sus labios cuando le miró levantarse de él como si fuera algo sumamente tóxico, se apoyó en sus antebrazos mientras jadeaba agitado y le miraba fijamente, se apresuró al cuerpo contrario rodeando su cuello con ambos brazos y ronroneo como gata en celo comenzando a frotar su cuerpo contra él, sintiendo su dureza, encantándose con eso –Mmmngh… No pensé que fueras tan remilgado…- murmuró mientras besaba su barbilla y le chupaba esta con una sensual sonrisa en sus labios, provocándolo, incitándolo a tomarlo de nuevo, esta vez podría ser más placentero ya que él también participaría y vaya que Kim HeeChul sabía como seducir a un hombre, a un amante, ninguno de sus anteriores amantes se podrían haber quejado del sexo con él porque Kim HeeChul era un jodido experto en eso. Así que sentenció con aquella voz ronca y sedosa, cumpliría su amenaza, si no lo violaba el hombre terminaría violándolo él y pudo sentir claramente como el pene contrario se removía ante aquella sentencia y parecía querer romper sus pantalones para salir a cumplir dicha advertencia. Sonrió victorioso cuando sintió esas grandes manos rodear sus caderas con tal fuerza que seguro por la mañana tendría la marca de sus dedos ¡Ah! Que excitante.

Gimió cuando escuchó su pregunta y se apretó contra su miembro grueso y duro para sentir mejor esa erección – Hazlo… esta vez lo estoy deseando - gruñó mientras sonreía ampliamente al escucharle hablar de nueva cuenta, justo lo que estaba esperando. Se aferró a su espalda y luego jadeó con fuerza al sentir su espalda contra la pared, arañó sus omóplatos sobre su ropa y abrazó con fuerza sus caderas con sus piernas mientras sentía aquella erección frotarse contra él – ¡AAAH! AAH!! – gimió con fuerza al sentir esos roces y abrió su boca para recibir la contraria en un beso que nada tenía de suave, al contrario, era todo lo que esperaba de él, apasionado, frenético, lleno de deseo, pasión y lujuria que comenzaba a desbordarse de no ser porque su cuerpo estaba recibiendo esa atención ya se habría vuelto loco. Su mente seguía advirtiéndole, diciéndole que estaba mal, que se detuviera pero no podía parar, ahora no podía detenerse. Sus caderas se frotaban de arriba abajo mientras sentía que le despojaba de su pantalón, sus manos amasando su trasero era lo más exquisito que había sentido en la vida, su angosta entrada que aún tenía cierto recuerdo de aquella noche estaba más que lista para recibirlo, sus manos se habían enredado en sus cabellos y lo revolvían con fuerza mientras su boca viajaba por sus mejillas, por su mentón, por su cuello para repartir besos y hacer marcas que comprobaran aquella locura.

Le miró con una sonrisa en sus ojos y saco su lengua para lamer los labios contrarios mientras sus manos se deslizaban acariciando su pecho, rompiendo con fuerza la camisa para dejarle desnudo el torso y admirar su hermoso y bien torneado pecho – Quiero verte desnudo… quiero que me la metas con fuerza hasta partirme en dos… quiero que uses tu boca para abrirme para ti – susurró mientras bajaba su mano suavemente hasta sentir esa poderosa erección en su mano, apretándolo sobre el pantalón y comenzando a masturbarle mientras se relamía los labios y gemía como una vil puta caliente al tiempo que jadeaba como si se la estuviera metiendo. Mmmngh! Mmmngh! gemía una y otra vez sin apartar su vista del rostro contrario. Gimió cuando sintió ese dedo entrar en su interior y se abrazo con su brazo libre al cuerpo contrario mientras su mano seguía masturbándole por sobre la ropa, la verdad es que estaba deseando que se la metiera de una vez pero quería que fuera diferente, quería sentirlo todo. – Desnúdate por completo… anda jadeó contra sus labios mientras terminaba por hacer jirones su camiseta, ese cuerpo no debía de ser cubierto por nada.
avatar
Kim Hee Chul
Super Junior
Super Junior

Mensajes : 17
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Vincent Greenwood el Mar Oct 01, 2013 9:36 am

e.é:
Ahora ya se había olvidado por completo que tenía la espalda echa mierda gracias a haberle rescatado antes del accidente. Todo eso estaba por detrás, ni siquiera lo registraba ya. Todo lo que si mente estaba teniendo presente era la pasión que despertaba este hombre en él. ¿Cómo era posible que una persona tan pequeña, mandona y arrogante pudiera estarle haciendo estas cosas? ¡Con un demonio! Vincent se sentía presa de Hee Chul y lo peor de todo es que le importaba una mierda. Con tal de poder sentir esto que estaba sintiendo, no le importaba estar siendo dominado por el hombre que había violado, que estaba exigiendo algo de él que en teoría no debería de ser posible, porque había demasiados rencores entre ellos como para que sea aceptable. Sin embargo, aquí estaba, desenado poder metérsela hasta el fondo de nuevo, poder gozar de esa entrada apretada, que recordaba haber rodeado su pene tal y como si fuera ayer. Inspiró y exhaló con un gruñido, mordiendo cada parte del muchacho que tenía a mano porque era simplemente bestial la pasión que despertaba en él, completamente bestia. Así pues, cuando el otro comenzó a hacer sus exigencias de nuevo, él no pudo más que obedecer, como si se tratara de un vil ciervo.

Registró apenas lo que le había dicho, por eso miró desesperadamente a los costados y dio con la mesa de comer más allá, donde trasladó al tipo, para acostarlo allí. Se sacó lo que quedaba de su camiseta echa girones, pero nada pudo hacer con las vendas que le habían colocado los paramédicos antes. Estaba allí por una razón y le costaría demasiado el tener que sacarlo y todo eso. Era demasiado molesto. Así pues, en lugar de ello se sacó los pantalones, los zapatos, las medias y por último su ropa interior, quedando gloriosamente desnudo a no ser por aquellas vendas. Su pene estaba duro y erecto hacia adelante y su instinto le decía que debería abrir aquellas piernas y metérsela así en seco, pero a su mente vino aquel pedido que le hizo, que quería que lo abriera con su boca para recibirlo después. Una sonrisa maliciosa se apoderó de Vincent antes de despojar de cualquier prenda que le quedara al otro encima y luego se arrodilló en el piso delante de la mesa, colocando después las piernas de Hee Chul a cado lado de su cabeza, sobre sus hombros, antes de usar sus manos para abrir el culo del menor de par en par. Gimió de placer al ver aquel agujero rosado y comprimido, que seguramente apenas y se estaba recuperando de la violación, pero que en estos momentos lo estaba llamando de nuevo, para que le hiciera lo mismo que lo rompió aquella vez.

―¿Me extrañaste? ―preguntó sardónicamente, hablándole a aquel agujero con una sonrisa, antes de agachar su cabeza y empezar a hacer aquello mismo que el coreano le dijo que quisiera que hiciera. Olió primero, sintiendo olor a jabón, antes de meter su lengua dentro del culo de Hee Chul, teniendo cuidado en usar mucha saliva, para lubricar la zona antes de que se la metiera. El otro gritó y arqueó su cuerpo cuando pudo sentir la lengua comenzar a cojérselo de a poco y por Dios que él no se detuvo para nada, se la metió hasta donde pudo y luego comenzó a moverla dentro del cuerpo del menor. Esta era la primera vez que le daba sexo de esta manera a un ano, pero no podía decir que era desagradable, el gusto era un poco amargo, pero no por eso asqueroso. Era… algo a lo que podría acostumbrarse, por así decirlo. Entonces comenzó a cojerse al pequeño príncipe con su lengua, salivando mucho, para poder darle toda la lubricación que necesitaría para después, abriendo el culo del otro, sintiendo de a poco cómo los músculos de su traserito se iban ablandando a medida que él continuaba con el frenético entrar y salir de aquella entrada maravillosa. Habrá estado en ello alrededor de cinco minutos, cuando sintió los gritos del otro, quien seguramente a pesar que estaba disfrutando mucho de ser cojido por su lengua, lo que quería era algo más, más grueso y más duro, que lo partiera al medio y le diera el dolor que estaba buscando.

―Pequeña perra sádica ―murmuró Vincent dándole una última lamida al culo de su amante, antes de incorporarse y quedarse parado. La vista que lo recibió lo hizo gemir de placer, porque Hee Chul estaba abierto de par en par, su cuerpo estaba cubierto de una fina capa de sudor, sus mejillas rojas y se estaba masturbando descaradamente. Le dio una mirada que lo dijo todo, por eso el rubio se puso en acción y agarró las piernas del otro para llevarlas a sus caderas y sin decir nada más, agarró su pene y comenzó a entrar de a poco en el agujero apenas dilatado del otro. ¿Pero por qué de a poco? ¿No había quedado claro ya que a este hombre le gustaba que se lo folle tan duro como aquella vez que se lo violó? Totalmente perdido por la pasión del momento, Vincent se metió dentro del cuerpo del otro hasta que sus bolas hicieron contacto con las mejillas del trasero del menor, sonriendo al escuchar el grito que produjo, uno fuerte, que era mezcla del dolor y del placer que le produjo su acción.

―Ahí ya tienes lo que quieres, maldita puta ―gruñó el hombre, completamente consciente de todo lo que decía. Pero es que Kim Hee Chul estaba actuando como una jodida puta necesitada ahora, alguien que no pensaba en las consecuencias, que sólo quería saciar un deseo muy dentro de él y nada más. Así que el hombre comenzó a moverse dentro de él sin contemplaciones, dentro y fuera como aquella vez que se lo violó, agarrando a Hee Chul por sus caderas de manera tan fuerte que seguramente en la mañana tendría unos moretones interesantes en forma de dedos. Pero eso ahora mismo no le importaba, lo único que quería era cojerse a este hombre como si estuviera loco, aunque un poco lo estaba, era él quien lo volvía loco. Cerró los ojos y se dejó llevar por el momento, dejando que la sala del departamento de Hee Chul se llenara de los sonidos de piel chocando contra piel, sus gritos, sus gemidos, sus jadeos y también el ruido de la mesa que se estaba desplazando contra el piso, gracias a la fuerza que estaba usando Vincent para embestir el culo pervertido de este hombre arrogante.

Vincent Greenwood
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 20
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm so sorry [Hee Chul +18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.