BIENVENID@
Conectarse

Recuperar mi contraseña

STAFF


WHAT'S NEW?
Últimos temas
» EL FORO CIERRA OFICIALMENTE.
Lun Oct 07, 2013 11:00 am por Bae Su Ji

» I'm so sorry [Hee Chul +18]
Mar Oct 01, 2013 9:36 am por Vincent Greenwood

» Singing in the Rain [Lee Tae Min]
Dom Sep 29, 2013 3:10 am por Lee Tae Min

» Korea Infect You...Little Bite of Fame[Afiliación Normal]
Sáb Sep 28, 2013 3:40 pm por Invitado

» ¿En qué estás pensando?
Vie Sep 27, 2013 8:39 am por Choi Siwon

» Hyun Dae University {Korean RPG||Élite}
Dom Sep 22, 2013 12:32 am por Invitado

» Ausencia, por escuela.
Miér Sep 18, 2013 12:52 pm por Luhan

» Dirty little secrets | Priv. [+18]
Sáb Sep 07, 2013 9:16 am por Kim JaeJoong

» Búsqueda de rol.
Mar Sep 03, 2013 5:25 am por Choi Siwon

AMBIENTACIÓN



AFILIADOS
HERMANOS


ÉLITE



NORMALES

Haz click aquí para ver los afiliados normales
CRÉDITOS
Thxx to Cassie for the template.

El diseño gráfico corre a cargo del staff de OUISL, así mismo como la planteación de la historia misma, basado en la famosa serie de televisión Once Upon a Time. Todo el contenido del foro está dirigido por y para el disfrute de sus residentes.

Gracias a los miembros de Our Source Code (SC) por sus firmas, tablas y demás elementos que tenemos la oportunidad de utilizar en este foro.

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Miér Ago 07, 2013 1:56 pm

Cole estaba gruñón como siempre. Y no, no era su estado habitual como algunos pueden pensar simplemente que… no era muy divertido, bueno al menos no con personas que apenas y conocía. Bostezó un poco y luego se recostó contra la pared que tenía detrás, mientras que esperaba a que sus clientes llegaran. El bar estaba muy calmo hoy, puesto que el clima estaba horrible afuera. Lluvioso y fresco y eso desalentaba un poco a la gente a quedarse después del trabajo. Eran casi las nueve de la noche y se imaginó que probablemente ya no llegaría nadie más. Chasqueó la lengua y luego se llevó una mano al bolsillo para sacar su caja de cigarrillos, más sin embargo, cuando la abrió se encontró con que estaba vacío. ¿Qué carajos? ¿En qué momento había pasado eso? Gimió sonoramente y luego se pasó una mano por la frente. Había estado tan concentrado en fumar y atender a la gente en estos días, que se olvidó de traerse más de su casa. Ahora tendría que ir a comprar alguna marca coreana. Mierda.

Miró hacia el camarero de su bar y hombre de confianza y le hizo una seña para avisarle que salía y que se quedara a cargo en lo que regresaba. Se puso una chaqueta encima de la camiseta gris que tenía y salió a la intemperie. Miró el cielo y se preguntó si es que debería llevar un paraguas. Pero, ¿Qué mierdas? Había una tienda a sólo dos cuadras de allí y era allí donde siempre compraba cosas de emergencia. Así que caminó rápidamente hacia la tienda y cuando entró, tuvo que esperar alrededor de cinco minutos a que le atendieran, porque la empleada estaba demasiado ocupada hablando por teléfono. Debió ser el gruñido que le propinó y la mirada en la cara de Cole la que la puso a trabajar y, maldita sea su suerte, no tenían la marca que buscaba. Sintiéndose verdaderamente osco, el hombre se fue a otro lugar para ver si es que encontraba, caminando unas tres cuadras más, pero tampoco la encontró. ¿En serio alguien quería joderlo, eh? Al final tuvo que atravesar un parque y en una tienda pequeña, encontró la puta marca de cigarrillos. Salió de allí rápidamente, pero joder con la mala suerte, comenzó a llover gatos y perros del cielo, por lo que él tuvo que correr para refugiarse debajo del techo de una tienda que estaba cerrada por refacciones.

―Maldita sea, tendré que avisar que me tardaré un poco ―gruñó el hombre en su idioma natal, el inglés, antes de sacar un celular y mandárselo a su camarero. El mismo le respondió enseguida y le dijo que no se preocupe, que con este clima, seguro que ya no vendría nadie. Mierda. Satisfecho con haber hecho eso, al menos tenía el cigarrillo, así que sacó la caja y la abrió para poder extraer uno. Mientras que lo prendía, sintió que alguien llegaba corriendo a su lado y se refugiaba también bajo el techo, era lo suficiente para resguardar dos personas―. Clima horrible, ¿no? ―comentó sólo por decir algo, mientras que exhalaba algo de humo. Él no solía ser muy observador, pero ya que estaba allí, podría charlar de algo.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Jue Ago 08, 2013 2:03 pm

Se encontraba muy entusiasmado ensayando la nueva coreografía que le habían puesto, adoraba bailar, cada que lo hacía parecía que flotaba sobre las puntas de sus pies. Desde pequeño, su sueño había sido bailar, un día había visto a un grupo de Idols en la tv bailando una coreografía y desde entonces había decidido que quería entrar en esa empresa para poder hacer lo mismo que ellos, mientras pudiera bailar todo estaba bien. Suspiró suavemente mientras sonreía luego de tanto ensayar frente al espejo, se había quedado un poco tarde para poder tener la sala libre para él luego de ensayar con los demás miembros. No es que no le gustara practicar con ellos, solo que cada quien iba a su ritmo cuando recién se aprendían una coreografía y él, al ser hábil para eso pues prefería ensayar por su parte para no sentir que avanzaba lento cuando estaba con ellos, además que así podía modificar ensayar y si ellos tenían alguna duda él bien podía ayudarles con ello. Se estiró un poco y se dirigió al estéreo para apagarlo, ya había terminado de utilizarlo, tomó su pequeña maleta y salió de la sala rumbo a las regaderas, se daría una ducha antes de irse.

Se adentró en las duchas y comenzó a enjuagar su cuerpo mientras pensaba en los sueños que últimamente había tenido, además de que ahora prevalecían muchas emociones de un solo momento en él, sentía que algo raro estaba pasando con él pero no podía comentarlo con nadie porque estaba seguro de que no le entenderían, había algo que parecía llamarle, más el hecho de que últimamente sentía la necesidad de ver a JaeJoong… ¿A qué venía eso? Ni cuando estuvieron en la misma empresa había ido a verlo o a pedirle consejo, ahora solo podía pensar en que había algo raro y JaeJoong tenía la respuesta de ello. Solo era un pensamiento absurdo pero últimamente le tenía dando vueltas en su cabeza, aunque algo le decía que no debía de acercarse mucho a él ¡Ah! De solo pensarlo ya le dolía la cabeza, alzó su rostro para dejar que el agua le golpeara directamente en el y luego cerró las llaves, estiró su mano para tomar la toalla y comenzó a secar su cuerpo fervientemente, se colocó su ropa y una chamarra con gorro, secó su cabello y lo alborotó un poco para después guardar sus cosas y salir de la compañía.

Miró el cielo antes de salir de la compañía, se veía un poco oscuro, por no decir mucho. Parecía que iba a llover fuerte pero él no traía paraguas, suspiró pensando que tal vez aguantaba unos minutos más antes de llover así que se cubrió la cabeza con el gorro y salió corriendo pero en cuanto lo hizo una fuerte lluvia se soltó sobre él, remordió su labio y corrió con más fuerza, no quería empaparse o enfermaría así que se apresuró a refugiarse bajo un techo dónde se encontraba una silueta ya bajo él. Sacudió en vano su chamarra, estaba empapado hasta los huesos y el frío comenzaba a calarle, estornudo un poco y luego miró de soslayo a la persona que estaba ahí, era un hombre, podía decirlo luego de escuchar su voz, mordió su labio inferiro y suspiró mientras asentía con un puchero y un tono lastimero de voz – Es verdad… no pensé que fuera a llover tan rápido…- murmuró triste mientras se sacudía un poco y sacudía su cabeza con fuerza, su largo cabello se había empapada por completo. Volvió a estornudar y miró hacia el frente la lluvia parecía no querer detenerse aún.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Vie Ago 09, 2013 12:45 am

Viendo ese maldito cielo, Cole supo que pasaría mucho tiempo escondiéndose de la lluvia si es que no quería mojarse. Su bar estaba a unos diez minutos de caminata, nada más, pero esos diez minutos seguramente harían que llegue hecho una sopa al lugar. Suspiró y le dio otra calada a su cigarrillo. Esto simplemente no era justo. Sólo había querido salir a comprarse el vicio para luego regresar a trabajar sin problemas, más sin embargo, se tenía que enfrentar a esto. Lanzando un suspiro algo exasperado, Cole se apoyó con resignación contra la pared que tenía detrás de él o mejor dicho la verja del negocio ya cerrado. Al menos era relativamente tarde y no había mucha gente yendo y viniendo. Y hablando de gente, se tomó el tiempo de darse vuelta lentamente para poder mirar el perfil de quien sea que se vino a acomodar a su lado. Era un muchacho, eso fue lo primero que pudo identificar, aunque estando aquí en Corea él muchas veces se había llevado algunas grandes sorpresas, porque el androginismo aquí era impresionante, mucho más de los que salían en la tele. Más sin embargo, él tenía una tv en la casa solamente porque había conseguido una en oferta de segunda mano, pero casi ni la usaba. Él era más de leer y de apreciar el silencio.

En todo caso, el perfil del chico le dijo que era un hombre, aunque bien podría tomarlo como una muchacha. Sonrió de sólo pensar en eso e inhaló un poco más de su cigarrillo, sabiendo que esto alguna vez lo iba a matar, ¿pero de algo se tenía que morir uno, verdad? Chasqueó la lengua y se corrió un poco cuando un coche pasó un poco demasiado rápido y levantó algo del agua. Maldito. Por suerte no lo había mojado, estaba relativamente seco y en vista que no hacía frío, estaba cómodo. Lo mismo no podía decir de su acompañante antes mencionado, que cuando le respondió a su comentario, lo hizo con un tono lastimero y encima ya había estornudado dos veces. Por eso Cole perdió su tiempo en mirarlo de arriba hasta abajo y entonces entendió el motivo de tanto estornudo, el mocoso estaba empapado. El americano suspiró y miró al cielo, porque ya sentía ese sentido de la protección que siempre nacía en él cada vez que veía a alguien en necesidad. No sabía cómo es que un hombre tan huraño y poco social como él tuviera tantas ganas de ayudar. En verdad que a veces no se lo explicaba. Pero supo en ese momento, que no podría dejar que el chico enfermara.

―Estás completamente empapado ―dijo el hombre, recalcando más un hecho que preguntando. Su respuesta fue otro estornudo, por lo que él tiró a la lluvia lo que le quedaba del resto de su cigarrillo, no luego de darle una última calada, antes de sacarse la chaqueta que traía, quedado en una camiseta sin mangas que hizo que sus brazos gigantes se notaran aún más y luego se la extendió al muchacho, mirándolo con una ceja enarcada cuando el chico le dio una mirada confundida―. Anda, sácate esa cosa que tienes y usa esto o de lo contrario vas a enfermar. No me importa, yo no tengo fríos y, por lo que veo ―agregó, mirando hacia el cielo y suspirando después―, esta maldita lluvia no planea detenerse en un momento próximo. Anda, úsala… ¿tampoco quieres enfermar, no? ―preguntó con una ceja enarcada, porque el chico parecía tímido de repente. Tal vez esto era demasiado, porque sabía que los coreanos no era gente muy confiada, mucho menos de alguien que era evidentemente extranjero, pero el chico debería ver la razón y aceptar su chaqueta, de lo contrario, seguramente lo iba a lamentar cuando en la mañana se levantara afiebrado y con la nariz congestionada. Estar engripado en verano era una real mierda.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Mar Ago 13, 2013 11:19 am

Alzo su vista al cielo y notó lo oscuro que se estaba volviendo, tenía frío y su garganta comenzaba a rasparle y darle comezón ¿Le estaría haciendo daño? Su oído derecho también comenzaba a picarle y esos solo eran los primero síntomas del resfriado pero Taemin no sabía de eso porque él que se enteraba de todo eso era la Omma del grupo, Key, su diva favorita. Estornudo un momento y luego miró de soslayo a la persona que se había quedado atrapada junto a él gracias a ese aguacero, suspiró suavemente escuchando como comenzaba a golpear con más fuerza el agua contra el suelo, sin duda alguna no parecía avisar que se dentendría, al contrario, amenazaba con ir más fuerte, se abrazó a si mismo y trató de pegarse todo lo que pudo a la cortina, no quería seguir mojándose más de lo que ya estaba, además de que acababa de bañarse, seguro que si le haría daño y Key le regañaría por ser tan tonto como para no llevar un paraguas. Ya casi no se veía gente, de hecho desde hacía un rato que había empezado a llover seguramente que la gente se había dio a refugiar a sus casas o negocios, suspiró largamente, si tan solo se hubiera quedado en la empresa no estaría atrapado ahí sin poder irse a ningún lado.

Estaba pensando en que le diría Key cuando lo viera que no se dio cuenta de aquel auto que pasó a toda velocidad junto a ellos salpicando agua por completo, solo sintió como le mojaba las piernas y parte de la camisa porque no se había fijado a tiempo para quitarse, maldijo suavemente mientras comenzaba a sacudirse pero ni con eso lograría apartar el agua que le había mojado. Ya no se sentía tan cómodo, de hecho quería quitarse toda la ropa y envolverse en una manta caliente, dios. Volvió a estornudar y suspiró mientras limpiaba su nariz con su antebrazo, tenía frío pero lo peor es que no podía moverse de su lugar o terminaría más empapado y digamos que el edificio donde vivía estaban muy lejos como para ir a pie, además de que los taxistas no querrían subir a alguien empapado por temor a que mojara sus muebles del auto, por ello ahora se encontraba en un apuro, como esos a los que siempre resultaba metido. Y es que Lee Taemin tenía ese don para meterse en problemas, esto no era más que algo de su vida cotidiana, seguro que MinHo y Jjong le haría burla por un largo rato.

Asintió a las palabras del hombre y se giró para verle mientras suspiraba y se sorprendía de que el hombre en cuestión no estuviera tan mojado como él, estornudo con fuerza y se sonrojó mientras agachaba su cabeza notando de soslayo que el hombre en cuestión se estaba quitando su chamarra, alzó su rostro sorprendido y más aún cuando miró los enormes brazos que poseía. Un pensamiento vino a su mente, se veía tan varonil y masculino, tuvo el deseo de querer ser como él, así Jjong y MinHo dejarían de molestarle con su apariencia tan afeminada y de hada. Notó que mientras él se había perdido en sus pensamientos el hombre le había extendido la chaqueta, lo que le hizo darle una mirada confundida, no entendía. Ladeó su cabeza cuando el hombre comenzó a decirle aquello, sus mejillas ardieron y negó cuando le dijo lo de enfermar, era lo que menos quería en esos momentos. Se encogió de hombros algo avergonzado y tomó la chaqueta rápidamente, aún estaba tibia porque el hombre la estaba usando, se sonrojó y se la colocó rápidamente mientras llegaba a él su aroma, tan varonil. Sus orejas ardieron y se repegó a la cortina mientras bajaba su cabeza, estaba tan apenado que no se atrevía a verlo pero de nuevo volvió a su mente el pensamiento de querer ser como él, entonces se armó de valor y le miró de soslayo, debía preguntarle como había obtenido esos músculos pero eso sería demasiado ¿No? Remordió su labio inferior con suavidad y se quedó callado observándole en silencio, no sin antes susurrar un suave Gracias , se sentía intimidad ante este hombre.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Jue Ago 15, 2013 1:31 am

Dios, ¿Por qué era tan tímido el mocoso? ¿Le tenía miedo o qué? rodó los ojos y se metió una mano en el bolsillo, porque con la lluvia había llegado un poco de frío y sin la protección de su chaqueta, le estaba dando un poco el viento y lo hizo estremecerse. Definitivamente no se podía pasar toda la hora en ese lugar y su bar tampoco estaba demasiado lejos. Miró de nuevo para arriba y luego chasqueó la lengua. Odiaba este clima donde no sabías si es que iba a hacer un cielo estrellado o de repente se armaba la lluvia y te cagaba la noche. Lanzó un largo suspiro y luego se pasó la mano por la cara, antes de sacarse el cigarrillo de la boca. Ni siquiera le gustaba esta marca, cuando regresara al bar se iba a fumar un habano, de eso no tenía dudas en estos momentos. Necesitaba algo mucho más fuerte, joder. Miró de nuevo al chico y le pareció gracioso que lo estuviera mirando así de reojo. Pero en serio, ese rubor en su rostro era adorable, más dudaba que sea saludable, los estornudos que no paraban de salir de su pequeña nariz eran indicación de ello. Negó con la cabeza y luego consultó su reloj. Llevaban como diez minutos ya allí, joder. Levantó la mirada y justo vio un taxi pasar, así que él tomó la oportunidad y casi se abalanzó sobre él.

―¡Ey! ―llamó, teniendo suerte de que el tipo se detuviera y, gracias a Dios, por fin tenía algo de suerte, porque el taxista resultó ser uno de los clientes asiduos del bar, así que a pesar que estaban mojados, no le importó llevarlos. Cole ya se había hecho a la idea que tenía que discutir por el derecho de que los lleven y demás, pero bueno, la suerte ahora parecía cambiar un poco y ponerse de su lado. Se giró para mirar al chico y le hizo señas para que venga, pero como el otro sacudió su cabeza, el mayor rodó sus ojos y se fue a buscarlo―. ¡Vamos! El taxista es mi amigo y por hoy hará una excepción y nos dejará subir a pesar que estamos empapados, así que no te cohíbas por eso. Te llevaré a mi bar que está por aquí cerca, para que te seques y te preste una muda de ropa, luego podrás llamar para que te vayan a buscar, ¿ok? ―Sin esperar a que el chico estuviera de acuerdo, siquiera –porque estaba mudo desde que lo saludó– Cole se tomó el atrevimientos de agarrarlo de uno de sus brazos, el cuál notó, era sumamente delgado,  y lo llevó al taxi cuya puerta ya estaba abierta. Entraron apresuradamente y él le dio una palmada en el hombro a su amigo por hacerle el favor, luego se pusieron en marcha enseguida. Evidentemente, como el lugar estaba cerca, tardaron apenas minutos en llegar y se bajaron los dos del coche. Cole ni siquiera tuvo que pagar, sólo se llevó la promesa de que cuando terminara su turno, le daría de beber gratis, cosa que el occidental aceptó sin problemas.

―Anda, vamos. Arriba tengo una pequeña habitación donde puedes cambiarte ―dijo el hombre cuando entraron al bar y fueron recibidos por miradas curiosas, música suave y calidez. Cole asintió en dirección de los clientes habituales y su camarero y luego agarró de nuevo al niño para que subieran por una pequeña escalera que estaba detrás de la barra. Arriba había una habitación donde él se quedaba a dormir cuando solía terminar muy cansado de limpiar el bar y otras cosas. Tenía un poco de ropa y un pequeño baño, todo impecable, porque a pesar que no era su casa, él lo mantenía perfecto. Agarró un par de toallas y pensándolo mejor abrió la puerta del baño y le entregó las toallas al chico―. Creo que para protegerte de un posible resfrío, es mejor que tomes una ducha caliente. Tendré algo de ropa para ti en la cama cuando salgas, anda… yo me cambiaré la ropa mojada también. Supongo que no quieres verme desnudo, ¿eh? ―preguntó enarcando una ceja y viendo cómo el chico se ponía rojo como tomate, antes de negar furiosamente con la cabeza y darse vuelta para entrar al baño. Cole se rió mientras que negaba con la cabeza, porque de todos modos la puerta del baño tenía vidrio polarizado, donde uno desde aquí no podía ver lo que pasaba dentro, pero el que estaba dentro sí podía ver lo que pasaba afuera. Pero Cole no era un hombre de mucho pudor, así que comenzó a sacarse lentamente la ropa, revelando su cuerpo musculoso sin pena alguna. De a poco quedó simplemente en ropa interior y buscó algo de ropa tanto para él, como para el chico, que ahora que recordaba, ni el nombre sabía, ¿no? En fin.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Mar Ago 20, 2013 5:08 am

Sentía como el frío comenzaba a calarse por todo su cuerpo, su nariz ya se había puesto algo roja y sentía que sus manos comenzaban a enfriarse, suspiró aguantando un estornudo más, sería demasiado vergonzoso, el hombre ya le había prestado su chamarra y aun así él seguía con frío. Sus mejillas se sentían algo calientes al igual que su frente, solo atinaba a encogerse y tratar de desaparecer en esos momentos puesto que se sentía muy tonto en esos momentos y algo mareado. Le gustaba mucho este clima pero no cuando se acababa de bañar. Miró de soslayo al mayor y cuando su mirada se cruzó con la suya sus mejillas ardieron aun más y dejó salir un ligero suspiro mientras se abraza más fuerte y frotaba sus debiluchos brazos para entrar en calor. Miró al hombre cuando este se movió y se abalanzó sobre ese taxista, trató de detenerlo puesto que era inútil, los taxistas no solían levantar a gente empapada aunque el hombre no estaba muy mojado así que seguramente podría subir, entonces se quitó la chamarra para devolvérsela antes de que se fuera.

Se quedó quieto en su lugar sosteniendo su chamarra mientras le miraba sorprendido y con sus ojos bien abiertos, negó cuando el mayor le indicó con señas que se acercara, no iba a hacerlo, seguro que el taxista no aceptaría llevarlo además ¡Qué pena! Cerró sus ojos con fuerza estornudando y cuando los abrió le miro junto a él de nuevo, de hecho se acercaba a toda velocidad a él. Le escuchó atentamente mientras hablaba y ni tiempo tuvo de contestar, el hombre simplemente le tomó por uno de sus brazos y lo llevó al taxi, se apresuró a entrar estornudando de nueva cuenta, avergonzándose más de la cuenta. Buscó su billetera en esa mochila que llevaba pero cuando escuchó la conversación de ambos se quedó atónito mientras era ayudado por el contrario para bajar. Una vez que lo hizo dio una reverencia al taxista mientras este le pedía un autógrafo para su hija que era una super fan ¡Oh! Le habían reconocido, sintió un calor en todo su cuerpo y con una sonrisa algo cansado asintió y le firmó esa libreta que le había dado mientras hacía una venia de nueva cuenta, tosiendo un poco y sintiendo como que sus párpados se adormecían.

Entró al lugar aferrando bien la chamarra mientras veía a los comensales y hacía una suave venia al entrar para después asentir a las palabras contrarias, el ambiente se veía muy agradable y sintió deseos de participar pero luego la mano contraria que le haló le hizo suspirar mientras comenzaba a avanzar en la dirección que le indicaba. Miró el lugar y notó que era un pequeño cuarto muy acogedor, sonrió ligeramente y se quitó la chamarra mientras asentía y luego negaba cuando se daba cuenta de sus últimas palabras, terminando de enrojecer por completo y sintiendo que todo su cuerpo ardía, sus mejillas estaban más que rojas. Se dio la vuelta y entró al baño tomando las toallas colocándolas en la repisa mientras comenzaba a despojarse de la ropa mojada, la puerta del baño no la había cerrado bien por lo que quedaba abierta una rendija, terminó de desnudarse por completo y abrió las llaves del agua dejando que la calidez de esta mojara todo su cuerpo alzó su vista en dirección a la puerta y miró al hombre desnudo a través de ella, dio un respingo y un gritito de sorpresa escapó de sus labios mientras resbalaba al intentar dar un paso hacia atrás, cayendo sobre la puerta que se abrió en ese instante, dejándolo tirado sobre el suelo, todo mojado y mirando hacía el hombre en cuestión, sintiendo como su cuerpo enrojecía por completo ¿podía pasarle algo más vergonzoso?
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Mar Ago 20, 2013 9:59 am

Joder, agradecía ser un hombre relativamente sano, porque de lo contrario seguramente ya estaría incubando alguna enfermedad. Suspiró sonoramente mientras que se terminaba de secar el cuerpo, pensando que esto tal vez era una señal para que dejara de una buena vez de lado los malditos cigarrillos, porque si es que no hubiera tenido necesidad de ellos, jamás habría salido y ahora no estaría empapado. Se encogió de hombros y pensó que tal vez era momento de pensar seriamente en ello, pero no ahora mismo, que tenía un “invitado” en su pequeña habitación. El chico, evidentemente, no solamente era sumamente tímido, sino que basándose en el autógrafo que le pidió su amigo el taxista, también era una celebridad. La verdad es que él no lo reconocía, porque más allá de atender su bar, mirar noticias por internet y alguna que otra cosa, no sabía mucho sobre el mundillo de las estrellas de Corea. Sabía, por supuesto, que había muchas boybands que hacían música que enloquecían a los mocosos por todo el mundo, tan encerrado en una burbuja no estaba, pero no es que le interesara demasiado ahondar en esos temas. Se encogió de hombros, tal vez se lo preguntaría cuando saliera del baño.

Abrió su pequeño armario y sacó un par de calzoncillos, un pantalón de algodón y una camiseta sin mangas para ponérsela, en vista que su ropa interior también estaba húmeda. Se colocó primero la prenda interior, pero cuando estaba por ir a por el resto de la ropa, escuchó un sonido provenir del baño, como si es que el muchacho se hubiera caído. Preocupado, soltó la ropa que tenía en sus manos y prácticamente corrió hacia el baño, abriendo la puerta de repente y, evidentemente, el chico se había caído, porque lo encontró de culo contra el piso del pequeño baño, en una posición que debería ser indudablemente incómoda. Rodó los ojos y se acercó a él, no haciendo caso de la desnudez del chico. Si es que sentía pena porque lo vea en pelotas, no debería irse cayendo así, porque era evidente que alguien con tres dedos de frente iba a venir a ayudarlo. Chasqueó la lengua cuando el chico negó con la cabeza y trató de cubrir sus partes íntimas, negando la mano que le ofrecía, así que él le agarró por debajo de las axilas y lo incorporó.  

―¿Eres un peligro para ti mismo o qué, niño? ―gruñó Cole, no tratando de asustarlo, lo que pasa es que él simplemente no sabía cómo tratar relativamente bien a la gente, ese era su problema, por eso era un hombre solitario. Algo dentro de él no confiaba en la gente, lastimosamente. Lo miró con ojo crítico luego de levantarlo y lo giró lentamente, para poder ver el estado en el que estaba su espalda. No parecía que tuviera nada malo, acarició la cabeza del chico e hizo una mueca cuando le sintió un chichón comenzando a formarse. Se había dado fuerte con la pared entonces, encima seguía estornudando―. Mierda, chico. Vas a tener una terrible gripe, ya lo puedo ir anticipando ―dijo mientras que negaba con la cabeza, antes de correrse para que el chico quedara de nuevo solo en la ducha. Se miró para abajo y notó que su ropa interior limpia se había mojado de nuevo. Joder, esa era la única que tenía. Bien, iba a tener que andar sin ropa interior, no era la primera vez que lo hacía―. Anda, termina de una buena vez de bañarte, que te dejé ropa en la cama, yo iré a ver si tengo alguna pastilla para la gripe en el botiquín de primeros auxilios que hay abajo. ―Salió sin mirar atrás, cerrando la puerta detrás de sí. una vez que estuvo en la habitación de nuevo, se sacó la ropa interior y la colgó para que secara, luego se puso el pantalón, la camiseta sin mangas y dejó un short corto y una camisa para el muchacho, antes de bajar a buscar lo que prometió.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Jue Ago 22, 2013 1:23 am

El impacto no fue tan duro pero sí que le había dolido, además de que comenzaba a sentir el cuerpo cortado, mareos y un calor empezando en la boca de su estómago, no se sentía muy bien que digamos, unas silenciosas lágrimas mezcladas con el agua resbalaron por sus mejillas al tiempo que llevaba una mano para sobar su cadera, escuchando los pasos acercarse y en segundos la puerta del baño ya estaba abierta. Se puso de colores mientras trataba de de cubrirse a diestra y siniestra, estaba tan avergonzado, cerró sus rodillas y agachó su cabeza para después sentir como las ásperas y grandes manos contrarias le levantaban por debajo de las axilas, produciéndole un calor inmenso mientras apretaba sus párpados con fuerza y se encogía en su lugar ¿Por qué habría tenido que pensar en que nada más vergonzoso no le podía pasar? Sacudió su cabeza suavemente mientras se armaba de valor y abría sus ojos algo brillosos en parte por la temperatura que comenzaba a subirle y en parte porque se le habían escapado unas cuantas lágrimas por el golpe. Se sentía mareado, apesadumbrado, avergonzado y sentía que esas emociones competían por abarcar su cuerpo una a la vez. Negó suavemente su cabeza sintiendo como al final la vergüenza había ganado y sus mejillas se coloreaban intensamente.

Escuchó al mayor hablar y se encogió mientras agachaba la cabeza, esa frase no era nueva. Taemin era el más despistado de su grupo por lo que era normal verlo tropezando en el suelo completamente liso, también era normal que este tipo de accidentes le ocurrieran a él, así que esa frase que le había dicho no se le hizo algo nuevo, no era la misma que le decían sus compañeros pero se acercaba. Al final terminó por ceder al aura de mando que poseía el contrario y dejo de quejarse mientras era girado por el mayor, cerró sus ojos con fuerza cuando lo hizo y solo tragó pesado esperando que esta humillación pasara pronto. Sintió la caricia que le propinaba a su cabeza y cuando pasó por el chichón que se había hecho dejo salir un suave quejido mientras guiñaba un ojo inertemente. Su respiración estaba agitada, su cabeza comenzaba a punzar un poco y los estornudos no querían terminar. Le escuchó decir eso y rogó porque no fuera verdad pues no quería enfermarse, no le gustaba. Miró el rostro contrario y notó que bajaba la mirada, lo hizo al mismo tiempo y pudo ver que su ropa limpia estaba húmeda y transparente, desvío en ese instante su mirada mientras respiraba más agitado y asentía a sus palabras torpemente volviendo a la ducha.

Terminó de enjuagarse y salió de la ducha buscando la toalla, secándose fervientemente el cuerpo para después salir con cautela del baño, mirando hacía fuera con recelo para ver si no estaba el mayor, aunque ya le había mirado desnudo así que ya no importaba realmente ¿Cierto? Miró la ropa que estaba sobre la cama y se colocó la camisa que le llegaba hasta los muslos y las mangas eran demasiado largas, las dobló un poco para después mirar los shorts, suponía que le nadarían también así que se los puso y luego estornudó. Se sentó un momento sobre la cama mientras secaba su cabello con la toalla y miraba de reojo al mayor que llegaba de nueva cuenta, era un hombre bastante grande, se veía algo tosco en apariencia y parecía que no tenía idea de como tratar a las personas pero se ve que lo intentaba, además de ser muy amable, sonrió un poco ante sus pensamientos y murmuró un “gracias” de manera tímida, casi no había hablado en todo el tiempo que habían estado juntos y recordó algo importante, no se había presentado, se levantó enseguida e hizo una venia mientras hablaba – Muchas gracias por todo… Mi nombre es Lee Tae Min mucho gusto en conocerlo señor Cole inquirió mientras le veía con las mejillas rojas pero no era porque estuviera avergonzado, era porque la temperatura había subido y se sentía apunto de desvanecerse.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Jue Ago 22, 2013 2:47 am

Al llegar abajo, por supuesto que fue asaltado por preguntas de los asiduos del lugar y también por el que atendía la barra. Malditos viejos chismosos que no tenían nada mejor que hacer que molestarlo. Gruñó un poco mientras que buscaba el botiquín advirtiéndoles que se metieran en sus asuntos y dejaran de fastidiarlo. Más sin embargo, los ebrios pueden ser muy insistentes cuando quieren, por lo que Cole tuvo que suspender la búsqueda del botiquín –que por cierto, ¿Dónde carajos lo había metido? Estaba seguro que lo había puesto debajo de la caja registradora, pero la maldita cosa no se encontraba allí– para poder hacerles una versión resumida de lo que había pasado. Muchos le dieron miradas escépticas al respecto, porque le parecía muy increíble que él que era tan gruñón, aceptara traer a un mocoso solamente porque estaba mojado. Es que, ¿esa era la impresión que dejaba en las personas? ¿Qué pasaba de todo y que no tenía ni un simple sentido de la solidaridad? Bueno, la verdad es que la mayoría de las veces era de esa manera, pero joder que si es que encontraba a alguien con una necesidad y podría hacer algo al respecto, no sería tan cabrón. Además este chico inspiraba dentro de él un sentido de querer protegerlo, no sabía por qué carajos lo hacía, pero ya lo había ayudado y no había vuelta atrás, así que más vale que estos idiotas se fueran haciendo a la idea de ello.

―Jódete, Jones ―
gruñó Cole cuando uno de ellos sugirió que él lo había traído porque esperaba que de favor lo dejara meterse en sus pantalones. Joder, cómo quería darle un puñetazo al tipo y a todos los que comenzaron a reírse gracias a esa broma de mal gusto. ¡Carajo! ¡Si ese mocoso no debería de tener ni más de dieciséis años o tal vez uno o dos más! ¿Es que acaso tenía cara de pedófilo o qué? si bien a él le iban los dos lados, ese chico era demasiado joven como para que Cole comenzara a tener pensamientos pervertidos sobre él. Chasqueó la lengua y negó con la cabeza y mejor se puso a buscar el botiquín, porque ese muchacho había demostrado ser un peligro para sí mismo y no quería dejarlo mucho tiempo solo. No vaya ser que ahora regrese y lo encuentre desmayado por usar mucho el agua caliente o algo así―. ¡Ajáh! ―exclamó cuando dio con el botiquín un poco más allá, luego abrió el objeto y buscó la caja que tenía pastillas contra la gripe. Leyó un poco, para ver si es que no estaban vencidas –ey, que él era una persona muy sana– y se dio cuenta que todavía estaban usables, pero también se dio cuenta que para poder tomarlas, el que lo hiciera debería tener el estómago lleno. Joder―. ¿Tenemos algo de ramen todavía, no? ―preguntó, porque él y sus empleados comían allí, siempre uno se turnaba para cocinar y hoy tocó a Cole hacer la comida y se decidió por algo fácil como el ramen.

―Me siento un maldito niñero ―masculló Cole mientras que se iba a calentar algo de ramen que había quedado, luego de que su empleado le dijo que había una cazuela en la heladera. Se tomó el trabajo de calentarla en el microondas, luego llevó unos palillos, las pastillas y ya que estaban también una pomada para el chichón en la cabeza del chico. Con todo eso subió de nuevo y lo encontró sentado en su cama, secándose el cabello. Tragó saliva al verle así tan inocente y se odió cuando las palabras de Jones volvieron a su mente. No. No. Sólo se estaba sugestionando, él no podía sentir lujuria por este crío, por Dios―. Te traje medicina, pero debes comer algo antes de ingerirla ―masculló Cole, antes de entregarle el plato con más rapidez que le hubiera gustado, como si temiera tocarlo―. Y dime solo Cole, que agregues el “señor” me hace sentir más viejo de lo que soy. Un placer, Tae Min ―Asintió con la cabeza y luego esperó a que el niño agarrara el tazón. ―No es un manjar, pero es comida y la necesitas. Está bien caliente, te ayudará con la gripe que seguramente ya estás incubando ―dijo al ver la mirada rara que le daba al tazón de comida.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Mar Ago 27, 2013 3:38 am

Mientras esperaba a que el mayor regresara, se dedicó a mirar todo el lugar tratando de hacerse una idea de dónde estaba, sentía sus mejillas arder un poco y eso que no estaba el mayor ahí, porqué había pensado que el hombre era su motivo principal para enrojecer y sentir que todo le daba vueltas, además de que había descubierto que cuando se le acercaba le daban… ¿náuseas? Cómo fuera, estar ante su presencia le mareaba. Se levantó tímidamente de la cama y comenzó a caminar con sigilo por el lugar, notando que estaba un poco viejo y que la madera rechinaba bajo sus descalzos pies, miró hacía sus piernas que a duras penas y lograban verse a través de esa enorme playera que le había prestado y cuando dio otro paso los pantaloncillos se deslizaron hacía abajo, claramente por que le quedaban enormes. Se apresuró a levantarlos y los aferró con una mano mientras volvía a la cama al escuchar unos pasos acercarse. Tomó su toalla y terminó de secar su cabello mientras veía al mayor atravesar la puerta, agachó un poco su cabeza al sentir que su cara le pesaba por la vergüenza.

Asintió a sus palabras con un cabeceo y dejo la toalla a un lado para poder tomar el plato de comida que le entregaba, estaba agradablemente caliente ¡Vaya! Una tierna y afable sonrisa se dibujo en sus labios al ver que le había traído ramen así que con voz suave y trémula se apresuró a agradecer – Muchas gracias…- Se encogió de hombros cuando escuchó que le pedía que le llamara solo por su nombre, rió un poco y asintió de nueva cuenta comenzando a sorber un poco del plato, soplando de vez en vez porque estaba caliente para su lengua. – Está delicioso… Me gusta mucho el ramen…- se apresuró a decir para agradecer su amabilidad al tiempo que le dedicaba una sonrisa de esas que cualquier fan hubiera matado por recibir. Abrió grandes sus ojos al pensar que no le había reconocido, seguramente SHINee aún no era tan popular como ellos pensaban, eso le hizo formar un puchero mientras dejaba de comer y con sus ojos vidriosos por la fiebre y sus mejillas sonrojadas, miró al contrario y le preguntó tiernamente – ¿No conoce a SHINee? - preguntó tímidamente mientras comenzaba a jugar con los dedos de sus pies para después escuchar a su estómago gruñir –por hambre- cosa que le avergonzó y le hizo volver a comer hasta acabar el plato.

Miró su plato vacío unos segundos y se levantó mientras miraba una cómoda y se encaminaba a depositarlo en aquel lugar, sinceramente comer le había sentado mejor ¿Hacía cuanto que no lo hacía? ¿2, 3 días? Es que se la había pasado practicando tanto en aquella sala que se le olvidaba que necesitaba ese tipo de cosas como comer. Regresó a la cama inmediatamente cuando escuchó el grito que profirió Cole al verlo andar descalzo, sus mejillas enrojecieron al igual que todo su cuerpo y de un brinco llego a la cama al tiempo que le veía con los ojos bien abiertos como platos, sintiendo su corazón desbocarse sorprendido mientras dejaba sus pantaloncillos a mitad del cuarto pues se le habían caído en su carrera y no había reparado en ellos hasta que se sentó sobre la cama tratando de cubrirse con la enorme playera que tenía puesta. Gracias al cielo era lo suficientemente enorme para cubrirle hasta las piernas, le miró con sorpresa y tragó pesado mientras sentía su rostro arder como loco ¿Sería de sorpresa- vergüenza o fiebre? Ya a estas alturas no sabía si quien causaba su fiebre era también quien causaba sus mareos.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Miér Ago 28, 2013 2:14 am

En serio no necesitaba agradecerle nada, este chico parecía que necesitaba mucho más que un ramen en su cuerpo, porque ahora que lo veía con su ropa, se daba cuenta de lo delgado que estaba. ¿Siquiera comía? No le gustaba cómo los mocosos de hoy en día se mataban de hambre para lucir mejor, por esa estúpida moda de cuando más delgado, mucho mejor. Negó con la cabeza y luego guardó silencio mientras que lo veía comer. Era todo lo contrario a él, evidentemente, quien mantenía su cuerpo grandote, fuerte y sano –sin contar los habanos que fumaba–, a Cole le gustaba tener mucha musculatura, casi intimidando con su tamaño, esta era la forma en la que él se sentía bien, por eso él no comprendía a los muchachos y muchachas de hoy que parecían que con un simple viento podrían irse a volar sin remedio alguno. En fin. Al menos lo que podía hacer ahora era asegurarse de que comiera todo, creía tener una barra de chocolate por allí, aunque no sabía muy bien dónde estaba. ¿En la heladera tal vez? Con el calor que hacía, seguramente la había metido allí. Volvió su mirada hacia el chico cuando este habló en esa voz fina y susurrante, teniendo que retroceder lo que escuchó en su mente, para ver qué era lo que le había dicho.

―¿SHINee? ―preguntó confundido, porque el nombre no se le hacía familiar de nada, aunque algo en la parte posterior de su cabeza estaba resonando. Una melodía que le había gustado mucho una vez, de una canción que tenía de sus películas favoritas. ¿Sherlock era? Esa era una canción que le gustó mucho, que coincidió justo cuando estaba llegando a Corea para abrir su negocio, por eso la recordaba, estuvo en las radios por mucho tiempo. Su vista se levantó cuando escuchó movimiento, porque había mirado al piso mientras que estaba concentrado y gruñó cuando lo vio de pie y descalzo, ¡eso no iba a hacer nada bien para el resfriado que estaba seguro que se estaba gestando en él!―. ¡Ey! ¡A la cama! ¡Ahora! no deberías andar descalzo por el piso frío cuando es evidente que estás débil ―exclamó el hombre, que con su voz gruesa sonó como un gruñido más que como un grito. El chico saltó y se tiró de cabeza a la cama, haciendo que el mayor sintiera un poco de remordimientos al gritarle de esa manera. Joder, que apenas y conocía al pobre mocoso y ya le había dado el susto de su vida.

―Er… siento mucho haberte gritado. Es que ya sabes ―Hizo un gesto vago hacia el bar, mientras que suspiraba. ―Estoy acostumbrado a tratar con borracho, debí moderar mi tono al hablarte, lo siento ―Suspiró y luego subió sus cejas al ver la posición que había adoptado el chico. ¿Por qué se cubría de esa manera? Luego giró su cabeza y rió al ver que los pantaloncillos que le había prestado quedaron en el piso. Eran demasiado grandes para él, por lo visto. ―En fin… ―murmuró antes de ir hacia la pequeña heladera que tenía en el lugar, la cuál abrió y después de rebuscar un poco encontró lo que estaba buscando, la barra de chocolate. Se dio vuelta y se la entregó al muchacho―. Ten, puedes comer esto como postre y a modo de disculpa por haberte gritado de esa manera. Y, respondiendo a tu pregunta, ¿los de SHINee son esos que cantaron esa música de Sherlock, no? Es que no veo mucha tv, sólo leo más los periódicos y escucho la radio. No tengo realmente mucho tiempo para el ocio ―admitió Cole, quien recordaba el video, pero sería imposible que reconociera la cara de tae Min, puesto que en ese video el chico tenía pelo largo y ahora lo tenía mucho más corto.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Miér Ago 28, 2013 5:42 am

El gruñido que le había dado le había acelerado el pulso, estaba tan avergonzado y se le había parecido a uno de esos gruñidos que MinHo le daba cuando estaba realmente molesto con él. Lo había tomado de sorpresa pues no esperaba que alguien a quien acababa de conocer se lo hiciera, aunque Key decía que él podía llegar a ser muy desesperante, entonces no debía de sorprenderse porque le trataran así. Sus mejillas y su cuerpo se encontraban acalorados por el trato que había recibido de su parte, se sentía abrumado y abochornado y ya no sabía si era por el momento que acababa de pasar dónde el mayor le había hecho perder sus pantaloncillos o por la disque gripe que comenzaba a incubar. En su mente miles de imágenes pasaron, unas tan extrañas como otras. Ya le había pasado antes, cuando niño, que no se sentía como él mismo, era una extraña sensación de deja vú pero no entendía porque, se sentía un tanto perdido y como si alguien mas habitara su mente, a veces pensaba que todo era producto del trabajo pero… ¿De verdad era solo eso? Llevó sus manos a sus ojos y los frotó suavemente.

Alzó su vista hacía el mayor cuando este comenzó a disculparse, no tenía nada por que hacerlo en realidad pero lo agradecía de sobre manera porque entonces eso le hacía ver que esa pinta de hombre rudo y malo no lo era todo en él. Asintió con un movimiento de cabeza y una agradable sonrisa a la par que sobaba el chichón que se había hecho hace unos momentos. Sus mejillas se volvieron rosa pálido cuando notó esa manera de arquear las cejas, lo hacía verse atractivo y eso le erizó toda su blanquecina piel. Se encontraba admirando su varonil rostro cuando notó a dónde se dirigía su mirada, entonces cerró las rodillas y bajo la cabeza después de ver sus pantaloncillos, es que eran demasiado grandes y le nadaba, bueno, no tan grande pero él estaba que desaparecía entonces por eso le quedaban enormes. Cuando escuchó su voz alzó su rostro y le siguió con la mirada hasta la heladería, lo miró unos momentos y cuando regresó hasta él ladeó su cabeza y clavó su mirada sobre su rostro estirando las manos para recibir aquello que le ofrecía. Sus ojos brillaron impacientes al ver la barra de chocolate, sonrió ampliamente y comenzó a comerla con ánimo mientras le escuchaba.

Un ligero puchero de decepción se formó en sus labios al escuchar que no veía televisión pero luego lo cambio por una sonrisa afable cuando le dijo que conocía al menos Sherlock, asintió mientras terminaba la barra de chocolate – Sí, sí… nosotros cantamos esa canción…- admitió con una gran sonrisa a la par que terminaba de comer. – Yo pertenezco a ese grupo… somos SHINee… - sus ojos se abrieron al recordar algo y se apresuró de nueva cuenta a su mochila que estaba en algun lugar de la habitación, rebuscó en esta olvidándose de que estaba descalzo y cuando encontró lo que buscaba se apresuró de nueva cuenta al hombre y estiró sus manos – Toma, son entradas para el fanmetting… si tienes tiempo y gustas ir, es lo menos que puedo hacer por tu amabilidad… - comentó con una sonrisa esperando que tomara las entradas, así podía conocer más a SHINee y podía devolverle el favor que había hecho para con él, también podría presentárselo a Key Omma que seguramente querría darle las gracias personalmente luego de que le contara que cuido de él cuando más lo necesitaba.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Jue Ago 29, 2013 8:49 am

Bien, parecía que el peor de los males estaba por fin zanjado, porque al menos el chico ya no parecía un perrito perdido que acababa de patear. Recordó entonces que debería de prometerse a sí mismo en tratar mejor a la gente, porque después de todo estaba en otro país y aquí las cosas no eran igual que desde el que él provenía. De todas maneras, suspiró y se restregó el cabello con una mano, sintiéndolo húmedo todavía y luego frunció el ceño cuando vio al chico levantarse de nuevo, luego de confirmarle que era parte de un grupo de k-pop. Entonces a eso se debía la extrema delgadez del niño a que se la pasaba todos el tiempo bailando y cantando, tanto que no le quedaba tiempo para comer. Lo poco que había visto de estos chicos, le hizo notar que todos eran excesivamente delgados y eso la verdad es que nunca lo iba a entender, pero se dijo que no era su problema y que mejor dejara de pensar en ello. Miró con una ceja levantada cuando se levantó de nueva cuenta a buscar algo en el morral ese suyo y quiso decir algo por los pies descalzos, pero al final se contuvo, no vaya a ser que ahora lo hiciera llorar si es que volvía a regañarlo.

―Er… gracias… ―masculló cuando se le fue ofrecido aquel papel, aunque no tenía ni la más mínima idea de lo que era un “fanmeting”, es decir, por la traducción parecía ser algún tipo de reunión donde el grupo se reunía con los Idols, pero él no sabía qué se le metió a la cabeza a este chico como para pensar que él pudiera querer ir a una cosa como esta. Sin embargo, era la cara del chico la que le dijo que mejor no expresaba sus dudas al respecto, porque parecía muy ilusionado con el presente que le había dado y él no quería romperle el corazón o algo, al decirle que no deseaba ir al evento. Y ya que estábamos, ahora que lo tenía aquí tan cerca de él, limpio, con su ropa y con esa hermosa sonrisa en su rostro, algo dentro del cuerpo de Cole se removió o mejor dicho algo despertó allá abajo, porque de repente un deseo desconocedor se apoderó de él. Carraspeó un poco y dio unos pasos hacia atrás, porque este no era momento de sentir lujuria por alguien que parecía ser un mero adolescente todavía, con un demonio. ¿En qué carajos estaba pensando? Seguramente se debía que hace mucho no se acostaba con nadie.

―Ok, ok. Voy a ver si encuentro tiempo para ir, muchas gracias ―dijo el hombre, dándose vuelta para ir al mueble que estaba junto a la puerta y dejó sus entradas allí, sólo para tener una excusa de escapar de la cercanía del otro niño. Luego se giró y le dio una sonrisa un tanto nerviosa, no sabiendo muy bien qué decir, hasta que el teléfono que estaba en la pared le dio inspiración―. Oye, me imagino que nadie sabe que estás aquí, ¿cierto? ―preguntó innecesariamente, antes de agitar una de sus manos en dirección de la pared―. Yo tengo que volver abajo para seguir trabajando y si quieres puedes llamar para que te vengan a buscar o algo, sino eres libre de usar la cama e irte en la mañana, colgaré tu ropa y seguramente estarán listas y secas en la mañana. Bien… ―Se rascó la cabeza y luego miró ansiosamente hacia la puerta, necesitaba poner algo de espacio entre el chico, porque le estaba afectando mucho más de la cuenta y tampoco quería que viera la semi erección en sus pantalones. ―estaré abajo por si necesitas algo más, puedes venir a sentarte en la barra conmigo si es que lo deseas. Son casi las diez treinta, hoy cerramos a las doce ―argumentó por decir algo, antes de darse la vuelta y prácticamente huir de la habitación y de ese niño que le despertaba ganas de tirarlo contra la cama y cojérselo hasta que quedara saciado.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Vie Ago 30, 2013 7:26 pm

Vaya situación en la que estaba metido ¿Es que acaso podía pasar algo más fantasioso como eso? Encontrarse atrapado bajo la lluvia torrencial con un desconocido que resultaba ser un endemoniadamente sexy hombre que despertaba en él sensaciones que hasta hace unas horas no sabía que podía tener. ¿Qué es lo que estaba pasando? Se sentía abrumado ante la presencia del contrario y cuando se le acercaba sentía náuseas y mareos ¿a qué se debía eso? Tal vez fuera el olor de su colonia o su perfume si es que utilizaba pero no podía evitar sentirse apenado ante esas sensaciones que le provocaba. Se había desilusionado al ver la reacción que había tenido al decirle que formaba parte de un grupo de Kpop y el hombre no tenía ni la más mínima idea de cuál era el suyo. Pero no importaba, ya le había entregado los boletos ilusionado de que si fuera al fanmetting podría conocer a su grupo y luego de eso seguramente podrían gustarle, claro sí era el tipo de música que él escuchaba. Regresó con la misma a la cama para no pasar más tiempo sobre el suelo frío y descalzo. No quería incubar una gripe como decía el mayor.

Sonrió ampliamente cuando le agradeció, sentía que había devuelto una parte de la amabilidad del hombre pero aún no era todo. – De verdad espero que puedas asistir… - comentó sonriéndole tanto con sus labios como con su mirada pero ¿qué era eso? Ahí estaban esas náuseas nuevamente, solo había sido un momento en el que se había acercado a él pero al parecer no era la cercanía lo que le producía las nauseas era más bien su presencia. Respiró profundo al sentir sus mejillas arder suavemente y bajo su cabeza mientras trataba de averiguar que era lo que le hacía sentirse de esa manera. Largó un suspiro por que por más que le daba vueltas al asunto no encontraba una excusa lo suficientemente convincente para él. Primero había pensado que había sido algo que había comido pero a duras penas había comido así que no podía ser eso, luego creyó que sería la colonia del contrario pero no había percibido ningún aroma fuerte como para que fuera eso así que lo descartó de inmediato. Bueno, al parecer estaba ahogándose en un vaso de agua, si seguía pensando solo conseguiría vomitar. Avergonzado, alzó su rostro para ver al contrario que seguí en medio de la habitación.

Una sonrisa ancha atravesó su rostro al escucharle decir eso, apenas iba a hablar cuando notó que el mayor se giraba y avanzaba hasta un mueble que estaba por la puerta, suspiró tratando de controlar sus náuseas y luego dirigió su vista hacía donde señalaba el mayor. Enseguida notó el teléfono que por lo que estaba pasando en ningún momento se le había pasado por la mente el tener que avisar dónde estaba, claro que él no sabía dónde estaba así que se limitaría a decirles que estaba bien. O era su imaginación o ¿le estaba corriendo? Una punzada de indignación recorrió su cuerpo y de repente le embargó una agridulce tristeza que le hizo enfadarse un poco, todos estos sentimientos le inundaron uno por uno y al fin y al cabo terminó ganando el desconcierto, asintió a sus palabras con una mueca y se levantó de la cama caminando hacia el teléfono sin prestarle atención a lo último dicho por el contrario, aún no descubría que le causaba náuseas del mayor y quería irse luego de saberlo. Marcó el número de KiBum y cuando le respondió le explicó a grandes rasgos que se quedaría en caso de un amigo, luego de una regañiza por parte del contrario terminó por colgar y se colocó aquellos pantaloncillos que se le caían, los sostuvo y bajo a grandes zancadas a la barra. Una vez que llegó abajo notó que las miradas se desviaban a él, sus mejillas se sonrojaron un poco y apresuró su paso hasta dónde se encontraba el contrario, se sentó en su lado de la barra y le miró con sus ojos bien grandes. – Gracias por permitirme usar el teléfono… Dije que pasaría la noche fuera, me iré por la mañana, espero que para ese entonces la lluvia se haya detenido…- comentó con una sonrisa que pareció encantar a todos los que lo observaban pues enseguida comenzaron a hablar.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Sáb Ago 31, 2013 9:09 am

Cole no estaba huyendo, claro que no. Sólo… estaba poniendo algo de distancia para que el chico pudiera hacer esa llamada de teléfono sin ninguna pena. Joder, ¿a quién quería engañar? Era evidente que estaba huyendo como perro con la cola entre las patas, porque estaba sintiendo una atracción inexplicable hacia el menor y eso le desconcertaba. Definitivamente hace mucho que se había privado del sexo y rogó a Dios porque el chico decidiera irse de una buena vez, así que cerraría la barra y luego de iría a buscar alguien que quiera compartir cama con él por esta noche. Él no era alguien que soliera pagar por sexo, porque si bien no era egocéntrico, sabía que lucía bien, tanto su cuerpo como su rostro, por lo que nunca necesitó pagar por sexo antes, además, los orientales solían tener cierto fetiche por los occidentales y eso le facilitaba las cosas. El caso era, que para quitarse esa sensación que estaba sintiendo ahora, era mejor que saciara sus más bajos instintos y quedaría como nuevo. No podía estar pensando en esas cosas por un chico indefenso que por un acto de caridad se trajo a esta barra, con un demonio. Suspiró mientras que se colocaba detrás de la madera que lo separaba de los clientes y sacó su botella de mejor whiskey, se sirvió un baso y se lo tomó todo.

“―¿Dónde dejaste a tu pequeño juguete, eh Cole?”

El mencionado gruñó y fulminó con la mirada al idiota que se atrevió a decirle eso, seguido de la risa del resto de los que estaban allí abajo. Algunos de los tipos estaban casados, pero otros eran solteros y tenían más o menos las mismas inclinaciones que Cole, es decir… mientras que tuviera un agujero, estaba bien para cojer. Sonaba horrible si es que lo decía de esa forma, pero no era más que la verdad. Cole le mostró el dedo del medio al que habló y luego se sirvió otro vaso de whiskey, porque necesitaba calmarse y pensar en Tae Min como un juguete suyo no lo calmaba para nada. Rodó los ojos y comenzó a lavar vasos para poder calmarse, pero en eso sintió unos silbidos para nada inocentes y se giró para ver qué era lo que había causado la repentina conmoción, haciendo una gran mueca al ver que el mocoso había bajado, agarrándose los pantaloncillos como un niño chiquito. Joder, el crío había bajado con un disfraz de oveja dentro de una manada de lobos hambrientos prácticamente. Gimió adolorido cuando le dijo que se quedaría y se iría en la mañana y ya pudo sentir un dolor de cabeza comenzar a formarse en su frente. Joder. ¿Toda la noche con el crío? Prefería caminar por lava caliente antes de someterse a esa tortura, pero no le quedaba de otra.

―Claro, puedes quedarte. Yo tengo un saco de dormir, así que lo armaré y dormiré aquí abajo mientras que ocupas la cama ―dijo lo más suave que pudo, aunque en realidad quería gruñir, pero se recordó que el pobre mocoso no tenía la culpa de que él lo estuviera deseando de manera nada inocente. Después su ceja derecha crispó, porque los tontos que eran sus clientes, y algunos amigos, no paraban de decir cosas lascivas sobre el chico. Bien, a ellos no tenía por qué tenerles consideración―. ¡¡¡Cállense, idiotas!!! ―gritó en dirección de sus clientes, estampando una mano en la barra, tan fuerte que la misma tembló, pero a él ni pareció lastimarle. Los otros guardaron silencio enseguida, porque conocían a Cole enojado y no era algo que desearan volver a ver. Se giró hacia el chico y vio que parecía asustado, así que él le dio una ligera sonrisa y le sirvió un vaso de whiskey―. ¿Quieres probar? Te calentará rápido ―dijo el hombre. Este probablemente era un movimiento muy idiota, porque lo que menos quería era embriagar al chico, pero no se le ocurrió mejor cosa que ofrecerle whiskey para cortar con el momento incómodo que se generó luego que le gritara a los otros para que dejaran de decirle cosas.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Lun Sep 02, 2013 6:26 pm

¿Estaba huyendo de él? Se sintió un poco decepcionado por producir esos sentimientos en el contrario, jadeó suavemente mientras buscaba levantarse para poder ir junto al mayor, quería aprovechar el tiempo que tenía junto a él para saciar su curiosidad y saber de una vez por todas que era lo que causaba sus mareos. ¿Sería de verdad la presencia de aquel hombre tan viril? No, no podía ser eso, si ese fuera el caso entonces Jjong y MinHo también deberían de hacerle sentir así y nunca se había sentido mareado en presencia de ninguno de ellos dos. Claro que ninguno de ellos era tan varonil como este hombre. Por eso despertaba de esa manera su curiosidad y no desoprovecharía el tiempo que tenía para poder averiguar lo que quería. Llevaba sus pantaloncillos bien agarrados para que no s ele fueran a caer pues no llevaba nada más debajo puesto que sus calzoncillos se estaban secando. Se apresuró a bajar las escaleras escuchando el alboroto que se armaba y notando como todas las miradas se posaban sobre él haciéndole sonrojar.

Apresuró su paso para terminar de bajar hasta llegar a la barra del lado del mayor mientras se acomodaba en el asiento con una inocente sonrisa, comentando la decisión que había tomado, quería ver esa reacción en su rostro pero lo que vio no le dejó muy complacido ¿No le agradaba la idea? ¡Rayos! Un puchero asomó a su rostro, bien esto no probaba que lo estuviera evitando, tal vez solo significaba que quería darle más privacidad Al diablo la privacidad ¿De dónde había salido eso? A veces se preguntaba de donde provenía esa voz imperiosa que se llenaba de un solo sentimiento y le hacía hacer cosas que jamás imaginó, como ahora. Sentía que poco a poco una ola de calor comenzaba a albergarse en su bajo vientre y le hacía desear envolverse en los fuertes y protectores brazos contrarios ¡Que locura! Ahí estaban de nuevo esos mareos y esas náuseas, a parte de que solo estaba recibiendo una mirada tan… intrigante por parte del contrario y unas cuantas miradas cargadas de deseo por parte de los expectadores, sentía como si le estuvieran desnudando con la mirada y eso le hizo encogerse en su lugar mirando fijamente al mayor, no quería apartar su vista de él por ningún motivo.

Sus mejillas ardieron en rojo cuando uno de los clientes se acercó y sobó su trasero de una manera bastante descarada, abrió sus ojos enormemente y se giró dándole una bofetada mientras expresaba su desconcierto al tiempo que escuchaba al mayor decir que se callaran, esos hombres estaban insinuando algo pero no lograba entender que. Luego de que la voz contraria resonó en todo el salón, los hombres hicieron un silencio profundo que solo se rompió cuando el mayor le miró. Taemin se encontraba con una expresión bastante asustada en su rostro pero cuando le vio se sintió seguro por algun motivo. Asintió cuando le ofreció ese trago y se lo empinó de un jalón como si fuera agua, sintió como le raspó la garganta pero no hizo caso ¿qué era lo peor que podía pasar? Pues pronto lo averiguaría. El Whiskey le cayó como si no hubiera comido nada en todo el día, le calentó, sí pero minutos después comenzó a sentir un mareo diferente, más prolongado que le hizo comenzar a reír suavemente coqueto, mirando al hombre que estaba a su lado, algo borroso, sonriéndole y señalándole – Sheñor… usted… tiene una cara muy fea…- le dijo a aquel hombre haciendo que todos en la taberna estallaran en risas al igual que él, estaba ebrio.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Miér Sep 04, 2013 2:02 am

Joder con estos malditos borrachos, ¿no respetaban nada ya? Si es que no fuera porque eran sus clientes regulares y con los que gracias a que bebían sin detenerse ganaba buen dinero, les hubiera pateado el culo a todos. Ahora, sin embargo, sólo podía tragarse su coraje y esperar a que surgiera otra cosa que les llamara la atención y no el mocoso este que ahora era el centro de la atención de todos. Maldita sea, sabía que era una mala idea traerlo a su bar, él nunca era solidario con nadie, ¿Por qué empezar justo ahora? Suspiró y se rascó la cabeza, sirviéndose él un vaso de whiskey también, el cuál ingirió como sino fuera nada. Los años de experiencia que tenía en ser un gran bebedor lo ayudaban a pasar el alcohol muy bien, tenía un gran rango de soporte también, así como la picazón de la bebida fuerte ya no existía en su garganta. No es que fuera un ebrio, sino que simplemente estaba acostumbrado, si es que de algo se iría a morir, eso probablemente sería por lo mucho que fumaba. Y pensando en eso, se prendió un habano mientras que miraba de reojo cómo las mejillas del chico se ponían mucho más rojas de la que ya estaban, luego de tomarse el whiskey que le ofreció.

―¡O-oye! ¡Más despacio! ¡No te lo tomes todo de un solo trago! ―exclamó Cole con los ojos como platos, sabiendo que este chico no tenía experiencia para nada y además de que tenía síntomas de estarse por resfriar, así le iba a pegar mucho peor. Y mierda, ¿no le había dado antes medicina para bajarle la posible gripe? ¡Si es que mezclaba todo sería como un jodida bomba de tiempo! Se llevó una mano a la cara y se la pasó de arriba hacia abajo, sabiendo ya que esta noche sería una para recordar. No tardó mucho en darse cuenta de las consecuencias de sus actos imprudentes, porque la próxima vez que el niño le habló, lo hizo arrastrando las palabras, usando un tono que definitivamente no era suyo. Sus ojos se pusieron vidriosos y lo sintió tambalearse un poco. Bien, mierda, si es que antes no creía que el chico era un débil, ahora estaba más que confirmado, al verlo ponerse abrió luego de tomar sólo un vaso de whiskey. Maldita sea―. Okey, es hora de dormir para ti, Tae Min ―dijo agarrándolo de un brazo, luego se giró hacia su empleado y gruñó―. Me retiro por esta noche, cierra el bar antes de irte y asegúrate que estos borrachos se vayan a casa ―masculló.

Luego se dio vuelta y como vio que Tae Min no se movía, lo cargó en su hombro como costal de patatas, haciendo que los silbidos en el bar aumentaran. Cole le dio otro gesto con el dedo del medio, antes de comenzar a subir las escaleras hacia la pequeña habitación de arriba, ignorando los gemidos de protesta que estaba haciendo el costal humano en su espalda. Llegaron enseguida y Cole descargó el cuerpo del menor en su cama, pero no contaba con que el otro lo agarrar ay terminó cayendo encima del cuerpo del menor con mucha fuerza, seguramente aplastándolo dolorosamente en el proceso.

―Uh, mierda. Lo siento, debo ser pesado ―Se disculpó Cole e intentó levantarse, pero algo lo detuvo y eso fue la mirada en los ojos del pequeño. Lo estaba mirando con curiosidad, extrañeza y ¿era también un poco de lujuria? ¿Qué mierdas? ¿Era de esos borrachos que se volvían lujuriosos cuando bebían o qué? ―Mira, te dejaré dormir y luego… ―Pero se detuvo porque al moverse su ingle tocó con la del muchacho y sintió el pene del chico un poco endurecido, ¿él había hecho eso? Se lamió los labios y luego miró al chico a los ojos. En su mente gritaba que debería irse, pero su cuerpo estaba pensando algo diferente. ―Ey… dime… ―Se lamió los labios. ―¿Has besado a alguien alguna vez? ―inquirió, pero no esperó respuesta alguna, simplemente se zambulló y conectó sus labios con los del chico, que se jodan las consecuencias. Había deseado hacerlo desde que lo vio temblando como una hoja debajo de aquel techo, todo mojado y luciendo indefenso. Maldita sea. Estaba jodido.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Miér Sep 04, 2013 9:59 am

Pronto comprendió que había sido un gran error beber de esa manera el vaso de Whiskey que le había ofrecido ¿Qué acaso no recordaba lo que le decía Key sobre cómo beber? Que no debía empinárselo como si fuera un vaso de agua pero ya era demasiado tarde para ponerse a recordar sobre cómo tomar alcohol, Taemin se había empinado ese enorme vaso de Whiskey porque sentía la garganta seca por las miradas tan calientes que esos hombres le daban en el bar pero sobre todo porque “ese” hombre le veía de la misma manera y le hacía sentir náuseas. Entro en estupor cuando sintió que un calor comenzaba a surgir desde su vientre, el alcohol le había quemado y secado la garganta más de lo que ya la tenía, le hacía tener unos mareos más prolongados pero también le aflojaba el cuerpo de una manera tan exquisita que le hacía sentirse muy bien, quería seguir empinando el codo –seguir bebiendo- pero una vocecita en su interior le decía que no, que ya había hecho suficiente. El calor comenzó a dispersarse por todo su cuerpo, su visión se nublo un poco y después ¡Bom! Le había pegado por completo, su cabeza cayó suavemente y una sonrisa se formó en sus labios mientras su mirada se veía adormecida.

Escuchó la voz del contrario demasiado lejana, demasiado tarde, lo único que pudo hacer fue señalarlo y articular esa oración a duras penas entendible pero que causó que la audiencia estallara en risas y vitoreo mientras recordaba que esa sensación ya la había tenido antes cuando había probado una copa de vino, en su mente seguía medio consciente pero su cuerpo definitivamente ya estaba perdido. Al ver el rostro gruñón del hombre decidió girarse para darle la espalda y empezar a cotorrear con los otros clientes que enseguida le comenzaron a hacer propuestas que no entendía pero le parecían graciosas, le decían albures y piropos que si estuviera consciente le hubieran hecho sonrojar por todo el cuerpo pero ahora solo le parecían divertidos y reía coquetamente. Uno de ellos ya se había puesto de pie para ir por él cuando escuchó la voz amargada contraria y encima le agarraba del brazo, frunció levemente su ceño y trato de zafarse sin nada de fuerza, obviamente no lo logró y eso le molesto más al pequeño ebrio quien hizo una adorable expresión de enfado, remolineándose con más fuerza.

Como vio que no se podía zafar optó por quedarse quieto, entrecerrando sus ojos mientras le veía hasta que sintió como se lo echaba al hombro cual costal de papas, abrió sus ojos desmesuradamente y comenzó a removerse pataleando y golpeándole en las posaderas al tiempo que trataba de hilar frases coherente – Sheñor… Bájeme… le ordeno que me baje…esstoy aquí con mish amigosh…¿Verdad Amigosh!! – gritó mientras saludaba a la bola de borrachos que comenzaron a gritar y a decir que lo bajara pero luego de una mirada fulminante por parte del hombre a los ebrios el silencio reinó en el lugar mientras que Taemin comenzaba a gemir lastimeramente – Buuu traishionerosh… gruñía arrastrando las palabras. Apenas iba a enterrarle las uñas en la espalda cuando sintió que le depositaba sobre la cama así que atinó a aferrarse a su pecho trayéndolo consigo mientras caía, sintiendo como le aplastaba con fuerza haciéndolo gemir con voz fuerte al sentir que le caía encima.

No puedo evitar maldecirse al sentir que el cuerpo contrario sobre el suyo le despertaba cierto sentimiento que Taemin en su corta vida había experimentado ¿qué era eso? Además de que las náuseas se hicieron presentes, tragó pesado al olfatear el aroma tan masculino que desprendía el contrario y le miró con curiosidad, clavando esos tan expresivos ojos color café miel sobre el contrario, sus labios se abrían enrojecidos por el calor que estaba sintiendo además de que algo entre sus piernas comenzaba a despertar. Gimió con suavidad al sentir que el cuerpo contrario rozaba su ingle ¿de dónde demonios había salido eso? Su pecho subía y bajaba agitándose cada vez más, tan solo quería sentir otra vez ese roce ¿Eso estaba mal acaso? ¿Qué demonios era lo que estaba sintiendo ahora? Jadeó con fuerza mientras abría más sus labios que lucían provocativos y cuando el mayor le preguntó aquello ni siquiera tuvo tiempo de responder ¿la respuesta? No, no había besado a nadie en su vida. Entonces sintió que los labios contrarios se estampaban contra los suyos, un beso ardoroso que le quemaba por completo, que le arrancaba suspiros y jadeos, lo siguió como lo entendía, con torpeza que se iba desenvolviendo a medida que la experta boca contraria le instruía ¿qué es lo que estaba pasando aquí? Taemin estaba siendo devorado.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Jue Sep 05, 2013 1:11 am

Al final no hacía falta que se lo dijera en voz alta, la forma en que se quedó helado y no sabía qué hacer con el beso le dijeron a Cole todo lo que tenía que saber. Este chico no estaba para nada seguro de qué hacer con el beso, lo que hablaba de obvia inexperiencia. Con un demonio, ¿en qué momento se dejó dominar por sus instintos y se olvidó de que era un hombre grande que no debería ceder ante la tentación? Pero es que esto era demasiado y, como ya dijo antes, él no era de madera, con un demonio. Cuando había dejado al chico en el colchón y lo miró al rostro, se dio cuenta que era la visión más encantadora que ha visto en su vida, en un largo, largo tiempo. Sea lo que sea, tal vez nada habría podido detenerlo de besar a este chico hasta robarle el aliento. Así que aquí estaba, subiendo una mano para moverle un poco la cabeza al menor hacia un costado, para poder tener un mejor acceso a sus labios, de esa manera, podría hacer que vaya aprendiendo con su toque, puesto que era evidente que si este no era su primer beso, al menos estaba cerca de serlo.

―Inclina un poco tu cabeza hacia el costado, anda… lo podrás hacer mejor así. Y rodea tus brazos alrededor mío, si es que quieres ―dijo Cole, dándole las instrucciones necesarias al chico para que esto no se convirtiera en un momento torpe para los dos, sino algo que realmente iban a disfrutar. Porque si es que ya cometió el error de besarlo, no lo iba a dejar en un simple toque, le iba a dar un buen beso, porque algo dentro de él era posesivo y no quería que el muchacho piense que un beso era esa cosa torpe que han compartido antes. Entonces, como el chico evidentemente borracho obedeció su orden, Cole bajó de nuevo su boca y esta vez el otro apreció despertar un poco y comenzó a mover experimentalmente sus labios contra los suyos, convirtiendo esto de un beso torpe a uno mucho más natural. Alguien gimió y no supo si fue él o el menor, pero es que el toque se sentía como mágico, si es que fuera cursis, Cole podría decir que podría ver chispas alrededor de ellos o algo así, pero eso era imposible, porque ambos eran personas normales. En todo caso, los brazos del chico estaban alrededor de su cuello y su boca se estaba moviendo parsimoniosamente contra la suya y él quiso reír, pensando que el chico era un aprendiz bastante rápido, pero en lugar de eso, decidió que podría aprovechar y darle una jodida buena experiencia en cuanto a besos.

―Ahora abre un poco tu boca, que voy a enseñarte algo mejor ―ronroneó contra los labios del cantante, separándose un poco para tomar algo de aire, antes de que el beso se volviera un poco más intenso. La mirada confundida del menor era adorable y casi lo hizo detenerse, casi. Pero en lugar de eso, bajó de nuevo sus labios y aprovechando que el otro lo obedeció y abrió un poco más su boca para invitarlo a que lo besara, él le metió la lengua, lentamente primero, como explorando. El chico pegó un salto, seguramente sorprendido por la acción, antes de gemir y aferrarse a él con mucha más fuerza. No supo en qué momento comenzaron a frotarse, pero la parte baja de su cadera comenzó a moverse sin que él se diera cuenta y el beso comenzó a tomar un poco más de intensidad. Su lengua se metió un poco más en la cavidad bucal del otro y el chico hasta se animó a usar la suya para venir a recibirlo. Esta vez fue Cole el que gruñó y se pegó mucho más al menor, dejando que una de sus manos vagara hacia abajo y se pusiera justo debajo del trasero del chico, donde apretó con ganas, haciendo que el menor gima y jadee de sorpresa contra su boca, aprovechando él el momento para meterle mucho más la lengua, violándole prácticamente. Dios, estaba perdido, no sabía cómo podría detenerse ahora, porque todo esto se estaba sintiendo demasiado bien.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Sáb Sep 07, 2013 2:53 am

Parte de su consciencia  le decía que esto estaba mal, que debía de huir pero entonces se dio cuenta de que sus náuseas habían desaparecido con ese beso, con ese intento de beso que había querido seguir pero se quedo estático sin saber cómo, no sabía besar, nunca lo había hecho, de hecho muchas veces sus amigos le dijeron que lo ayudarían a practicar pero él se negó rotundamente ¿Entre dos hombres? Eso no estaba bien visto en corea. Pero ahora ahí estaba siendo besado por un hombre ¡Y vaya hombre! Desprendía virilidad por donde pasara. Quería con todas sus fuerzas corresponder a ese beso que le estaba dando así que movió torpemente sus labios, como dios le dio a entender. Sintió la mano contraria dirigirse a su cabeza y comenzar a moverla, ladeándola un poco, enseguida notó que eso profundizó un poco el beso, abrió sus ojos que aun seguían vidriosos por la combinación tan peligroso que había hecho de alcohol con medicina, sentía sus mejillas encenderse con más fuerza y ese calor que comenzaba en la boca de su estómago se expandía hacía todo su cuerpo, el roce que tenía con él cuerpo contrario comenzaba a quemarle ardorosamente.

Le escuchó lejano pero lo suficiente para asentir e inclinar su cabeza como le había dicho, parpadeó repetidas veces cuando lo oyó decirle aquello ¿Rodear su cuello? Trago pesado mientras sus brazos se movían por sí solos para envolver el cuello del mayor ¿se daba cuenta de lo que estaba pasando?  Sí, estaba a punto de ser devorado por un lobo feroz. ¿le importaba? En absoluto. Si ya estaban en eso entonces quería llegar a lo último de las consecuencias, abrió sus labios cuando vio que el mayor regresaba a besarlo, imitó su movimiento y correspondió al beso  dejando salir un suave gemido de su boca ¿qué había sido eso? No sabía que podía producir sonidos tan bochornosos, sus piernas comenzaron a removerse bajo el cuerpo contrario al tiempo que jadeaba contra su boca y trataba de sentir más en ese beso. Algo en su pecho brotaba y pudo jurar que vio chispas salir de entre ellos, su beso aumentó de intensidad pero no podía seguirlo, no sabía cómo. Jadeó suavemente contra los labios contrarios al tiempo que sus brazos se enroscaban con más decisión en el cuello del mayor, apegándolo a su cuerpo, inmovilizándolo para que no se le escapara.

Abrió su boca como el mayor le pidió, sintiendo su pecho subir y bajar agitado, sus labios estaba rojos y brillosos, aprovechó para tomar aire que le había sido robado en el anterior beso y le dedicó una mirada llena de curiosidad, confundido. Miró fijamente al mayor y le siguió con la mirada notando que bajaba de nueva cuenta a sus labios, los separó un poco más y parecía la imagen misma de la lujuria, esos labios estaba para besarse, invitando a todo el que se atreviera a hacerlo, entonces sintió la lengua contraria adentrarse en su boca lo cual le hizo sobresaltar y dar un respingo, sus manos se deslizaron a su pecho aferrándose de este y entonces su cuerpo sintió como se frotaba contra el contrario ¿Qué estaba pasando? Sentía claramente la cadera contraria apretarse contra la suya y frotar, un frote que ya le había despertado más de un sentimiento allí abajo.  

Ese beso comenzó a cobrar vida, se atrevió entonces a explorar con su lengua la sin hueso contraria y le recibió comenzando a juguetear con ella. Por un momento intento detener esa mano que se dirigía hacía alguna parte baja de su cuerpo pero el movimiento fue nulo lo que no impidió el paso de estar hasta su trasero donde apretó repegandole por completo a la cadera contraria, lo que le ocasionó gemir con fuerza contra la boca del mayor, momento que aprovechó el contrario para violar su boca con su lengua, Taemin estaba más que mojado, ya no era consciente, solo quería sentir más de lo que estaba sintiendo, así que comenzó a mover sus caderas lentamente, esa cosa dura que tenía en los pantalones el contrario el calentaba mucho. Jadeó y llevó sus manos a la ancha espalda y zafó la camiseta de su pantalón para después meter sus manos bajo esta y acariciarle, su espalda se sentía dura y musculosa, le gusta sentirla al tacto, arañó un poco mientras seguía moviendo sus caderas y disfrutando de ese beso que se había vuelto en una guerra por obtener el control de la lengua.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Dom Sep 08, 2013 1:47 am

O:
Ok, esto se estaba saliendo rápidamente de su control y no sabía si era bueno o malo, lo único que sabía era que se sentía jodidamente bien. ¿Cómo es que había llegado a esto? Después de ver a aquel chico mojado hasta los huesos, algo se encogió dentro de su pecho y le dijo que no podría dejarlo simplemente allí, pero ahora que estaba besándolo de esta manera tan pasional, sintiéndose duro y erecto, se preguntó si es que aquella ha sido una buena decisión. Porque sí, los besos eran geniales, pero sabía que como siguieran así iba a perder el control y exigir más del muchacho que evidentemente estaba ebrio. Él no era un abusador, con un demonio, no quería hacer nada con el chico que significara orillarlo a hacer algo para lo que no estaba preparado. Era evidente que era muy poco experimentado en los placeres del cuerpo, si es que podía darse cuenta que sus besos eran torpes, lo que significaba que nunca antes había dado uno o si lo dio, fue mucho más inocente que este, mucho. Pero aquí estaban ahora, robándose el aliento entre ellos, frotándose como dos posesos que no podían hacer otra cosa más que entregarse a sus más bajos instintos. Estaba mal, estaba muy mal, pero por más que lo deseaba, no podía detenerse. No podía, maldita sea, estaba ya metido en esto.

Lo pero fue cuando el chico comenzó a tomar más consciencia y eso hizo que su cuerpo se comenzara a mover. Abrió las piernas para poder dejar que el cuerpo más grande de Cole se ubicara entre ellas y así le permitiera mejor acceso para poder frotarse. Y eso no fue todo, las manos pequeñas del niño también comenzaron a tomar vida y gruñó cuando lo sintió colarse debajo de la camiseta que traía puesta, pero luego ya fue más lejos y le clavó las uñas en la piel, haciendo al mayor jadear contra la boca del otro y despegarse de la misma para darle una mirada incrédula al niño. ¿Con que esas teníamos, eh? ¿Quién lo diría? Parecía haber escondido un pequeño gatito fierecilla debajo de aquella mirada de inocencia. Sonrió de lado y entonces bajó para comenzar a besarle el cuello, sintiendo como el niño se estremecía un poco, porque seguramente su barba le estaba picando. Al demonio con la razón, Cole quería probar más del niño, así que comenzó a lamerle la piel y luego le hizo un gran chupón que seguramente tardaría como mínimo una semana en desaparecer de la piel del menor, pero ahora mismo le importaba muy poco las consecuencia de sus acciones.

―¿Quieres tener mejor acceso? ―susurró contra la piel del otro en un ronroneo, levantándose para poder sacarse la camiseta y notar cómo las pupilas del niño se dilataban al ver su pecho descubierto, porque sí, él sabía que estaba muy bien ejercitado y que el pelo en el pecho le daba mucho más morbo a quien sea que tuviera gusto de un tipo musculoso. En todo caso, manipuló al chico para sacarle la camiseta gigante que le prestó, también de paso hizo lo mismo con los pantalones, viéndolo de nuevo en toda su gloria desnuda. Ahora es cuando prestó mucha más atención, porque cuando lo vio en la ducha estaba más preocupado porque no se haya roto algo que en mirarle el cuerpo delgado que tenía. Ahora lo que veía era un miembro erecto y que estaba dejando escapar mucho líquido pre-semen, tanto que él se tuvo que pasar la lengua por los labios, porque babeó un poco del gusto. Tuvo ganas de bajar y mamársela, pero se preguntó si es que no sería demasiado para el menor, así que mejor lo dejó allí. Se pasó la lengua por los labios de nuevo, antes de incorporarse y sacarse él mismo los pantalones, porque ya que estaban en ello, lo más justo es que estuvieran en igualdad de condiciones. Se rió al escuchar el jadeo del muchacho y la mirada hambrienta con la que observó su pene también duro―. Claro, ahora no te ruborizas y giras la cara… joder con el poder de la bebida ―Se burló Cole, antes de bajar para ubicarse de nuevo entre las piernas del menor y comenzar a frotarse con ganas, mientras que capturaba su boca en un nuevo beso. Se sentía demasiado bien como para parar y recapacitar, ya vería después qué hacía con su deseo, por ahora sólo quería besar al menor.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Mar Sep 10, 2013 2:34 am

u////////////////////u estoy ebrio, que no se le olvide:
Indefenso ante su experiencia, Taemin fue completamente seducido, hasta quedar entregado y dispuesto a dejarle hacer cuanto deseara. No sabía en qué momento había despertado en él esos sentimientos abrumadores de deseo, un deseo que necesitaba ser satisfecho cuanto antes, parecía que tenía dentro un volcán a punto de hacer erupción, se sentía muy raro pero no por ello menos bien. Podía pensar que no era consciente de lo que estaba haciendo pero en el fondo Taemin lo estaba deseando igual o más que el hombre que estaba sobre su cuerpo. Esos roces, esas caricias, supuso que se sentirían mejor si estaban ambos desnudos ¿De dónde salía esta indecencia? Si tan solo KiBum estuviera escuchando lo que pensaba, seguro que le daría una buena reprimenda ¡Y con un hombre! Recordaba las palabras que le había dicho cuando le había preguntado si podía suceder esta clase de cosas entre hombres, Key casi se había desmayado del susto y luego le había dicho que no necesitaban otro gay en la empresa, no había entendido bien eso pero es que no podía culparlo de sentirse jodidamente bien. Quería más, quería sentir todo, quería estremecerse al punto de olvidar su nombre. Por ello se estaba frotando contra el cuerpo más duro que el suyo, sus muslos eran más suaves y blandos y los de este hombre se sentían como de acero. Era todo un sueño glorioso, tan fuerte, tan musculoso, solo quería restregarse libidinosamente contra él. No tenía tanta experiencia como este hombre pero deseaba aprender y que mejor de él. Taemin se estaba saliendo por completo de control, parecía que en esos momentos solo había un sentimiento dentro de él y ese era el de la lujuria. Cole no lo atemorizó con su pasión que se veía refrenada, al contrario, lo incitó a que copiara eso, su boca se abrió desesperada en busca de más tacto, quería sentirlo más, deseaba en esos momentos ser poseído por él. No quería que se detuviera y no lo dejaría hacerlo.

Separó sus piernas para dejarle un mejor acceso a su cadera y que esta se pudiera frotar con mayor libertad contra la contraria, no traía nada debajo de esos pantalones y la verdad es que en ese momento la vergüenza y la timidez habían salido volando por la ventana y en su lugar se habían alojado la lujuria y el deseo, su miembro estaba más que duro y goteando liquido pre seminal. Sus manos fueron directamente a atacar su espalda, sintiendo aquellos músculos bajo la suave piel de sus palmas, enterrando sus uñas de vez en vez, dejando unos hermosos arañazos en sus omóplatos. Cuando notó que eso llamaba la atención del mayor le dedicó una mirada cargada de coquetería y deseo pero con ese toque de inocencia que lo caracterizaba ¿Estaría consciente de ello? Una sonrisa ladina y sugerente se formó en sus labios alzó su cuello para invitarlo a probarlo, cosa que el contrario no dudo ni un minuto en hacer, enseguida sintió aquellos labios sobre la suave y tersa piel de su cuello, lanzó una dulce risilla al sentir la barba contraria picarle el cuello pero luego esa risa fue cambiada por unos gemidos que seguramente se escucharon en la parte baja del lugar. La experta lengua del contrario comenzó a chupar su blanquecina piel que enseguida se vio llena de chupetones que seguro tardarían una semana en irse, Taemin no estaba seguro de que era lo que le estaba haciendo pero se sentía tan bien que no le importaba.

La voz ronca y profunda llamó su atención, sus ojos delirantes de éxtasis se posaron sobre los contrarios y siguieron atentos sus movimientos, sus labios se abrieron jadeando y exhalando al tiempo que le veía quitarse la camiseta y exponer su pecho, sus pupilas se dilataron al verlo, era simplemente hermoso, tan varonil y perfecto, estiró sus manos para acariciarle y sentir el vello bajo sus manos que le excitó aún más, era todo un hombre como con los que alguna vez soñó Taemin llegar a ser. Sus mejillas estaba acalorados pero ya no sabía si por vergüenza o excitación, creía que eran ambas. Se dejo hacer sintiendo como le alzaba los brazos a la hora de sacarle su camiseta, sus pezones estaban erectos, dos botones rosas encendidos buscando atención, luego esos pantalones fueron apartados dejándole completamente desnudo, no sintió ese pudor que en la ducha había tenido, al contrario, le agrado ver la manera en la que el mayor recorrió su cuerpo con su mirada, eso le excitó aún más. Taemin parecía una visión, su blanca piel parecía brillar bajo la tenue luz del cuarto, su cuerpo era delgado estético, sus muslos estaban torneados pero delgados, su rodillas parecían temblar un poco ante el escrutinio de la mirada contraria, su pecho subía y bajaba tratando de encontrar un ritmo que seguir, su vientre era tan suave y se podía ver también el ejercicio de la respiración. Sus manos permanecieron a su costado, quieto dejándose observar, su miembro estaba completamente erecto y mojado por el liquido que abundantemente había escapado. Sus mejillas se encendieron cuando notó que se pasaba la lengua por los labios, por un momento tuvo deseos de que esa boca lo atendieran pero se pregunto si eso hacían los hombres. Le miró atentamente cuando el mayor se desnudo y no pudo evitar dejar escapar un gritito al ver su entrepierna, se llevó una mano al pecho mientras jadeaba al ver ese falo tan perfecto, el hombre en cuestión era tan bello. Escuchó las palabras del mayor y sonrió mientras llevaba una de sus manos al rostro contrario respondiendo a sus palabras – Y ¿Cómo lo prefieres? ¿Inocente o Atrevido? murmuró con una mirada afilada, altiva, mientras que en su mente estaba pensando “¿de dónde diablos había salido eso?” Separó sus piernas inducido por la mirada contraria y gimió con fuerza sin importarle si toda la cuadra le escuchaba pero es que frotarse ambos de esa manera, no pudo evitarlo, quería que el mundo entero escuchara que se lo estaba pasando muy bien. En cuanto abrió su boca para gemir, esta fue atrapada por la contraria en un beso ardoroso, apasionado y delirante, sus manos se fueron a recorrer todo el cuerpo contrario, pasando por su espalda, bajando hasta sus nalgas, apretándolo contra sí para después pasarse hacía el frente, acariciar con curiosidad su pecho y frotar sus palmas contra sus pezones para luego llevarlas a su cuello y aferrarlo con fuerza, gimiendo contra sus labios, completamente entregado.
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Mar Sep 10, 2013 9:45 am

Sí, claro... ebrio...:
En estos momentos es cuando agradecía a Dios por los pequeños milagros. Que la música estuviera tan fuerte abajo era un alivio, porque o sino los borrachos allá sentados de seguro estarían escuchan el concierto de gemidos que estaba dejando salir este mocoso de su boca. Eran tan excitantes como escalofriantes al mismo tiempo. De a poco, con sus caricias y beso, Cole parecía estar despertando un ser lleno de lujuria dentro del muchacho, alguien que antes no había estado allí y eso lo hacía sentirse poderoso y asustado al mismo tiempo. Sí, tenía mucho miedo, porque sabía que su cuerpo estaba ya dominado por todo el placer que estaba sintiendo y no había forma alguna que pudiera detenerse ahora que ya había llegado tan lejos. Era físicamente imposible que pudiera parar y recapacitar, dejando de lado esos pensamientos de que el mocoso era muy joven, muy inexperto, que lo conocía de nada, todo eso quedaba de lado siendo que el deseo que tenía por él era tan grande que estaban haciendo que su polla quiera estallar de lo cargada de semen que ya estaba. Inspiró y exhaló, queriendo calmarse un poco, pero todo esto se vio imposibilitado cuando al hacer contacto visual con el chico, pudo ver una mirada que nunca pensó ver en el rostro del muchacho tímido que se encontró hace nada bajo la lluvia.

Era una murada coqueta y lleva de picardía, que hicieron a su corazón como loco y su garganta cerrarse por toda la baba que tuvo que tragar. Y sus palabras, oh esas palabras tan descaradas que prácticamente estaban pidiendo a gritos que lo diera vuelta y se la metiera sin preparación, pero por suerte para Te Min todavía le quedaba algo, un a pizca de consciencia dentro de su mente, sino el chico mañana no habría podido pararse. Pero ya no había vuelta atrás, él lo sabía como que se llamaba Cole Valentine que en este preciso instante, mientras que sentía las uñas del mocoso clavarse en sus omóplatos para después venir adelante y tocar su pecho velludo, que sería imposible que él se levantara y simplemente lo mandara a dormir, porque no quería provecharse de un muchacho ebrio. Se sentí muy impotente ante todo este deseo que estaba sintiendo y tragó saliva, cerrando los ojos, antes de que el otro lo atrajera para otro beso. Bueno, al menos así no estaba gimiendo de aquella manera tan descarada y viciosa como lo hizo hace segundos, que lo estaban volviendo loco también, todo hay que decirlo. Inspiró y suspiró cuando se separaron y entonces lo miró a los ojos, teniendo el ceño ligeramente fruncido mientras que miraba su mueca descarada. Maldita sea con los niños de hoy en día.

―No se si es el alcohol o la droga lo que t está haciendo hablar de esta manera, pero tú lo has pedido, mocoso, ahora ya no puedo detenerme y espero que estés muy feliz por ello ―masculló el mayor, antes de bajar para atacar su boca en un beso voraz, cargado de la pasión, el hambre y la incertidumbre que estaba sintiendo Cole por todas las emociones que despertaba este simple niño en su persona. Luego de dejar sus labios fuer bajando de a poco por la barbilla, el cuello, hasta llegar a los pezones erectos del menor, los cuales se encargó de mimar con su boca. Lamiéndolos primero, luego chupándolos para terminar mordisqueándolos. Primero uno, luego el otro, luego se levantó y usó sus manos para estirarlos, sonriendo de lado al ver las reacciones que sus acciones producían en el menor. Se veía completamente perdido por la pasión que estaba experimentando y él no dudó ni un solo segundo en bajar de nuevo, para volver a chuparlos hasta que algo allá bajo le llamó la atención. Miró el pene del chico y vio que brillaba, puesto que estaba dejando salir tanto líquido pre-semen que ya había logrado empaparse todo. Levantó su mirada para mirar al niño y luego enarcó una ceja―. ¿Alguna vez que la han mamado, muchacho? Aunque puedo ver que ni siquiera has visto a un hombre completamente desnudo… así que lo dudo… ―dijo el hombre con un ligero tono burlón.

Entonces decidió que eso era algo que podía hacer, a lo mejor y el mocoso caía rendido luego del orgasmo y se dormía, quitándole las ganas a Cole de querer cojérselo hasta que su culo estuviera lleno de su semen. Ok, mejor no pensar en eso, sino sí que lo querría hacer a pesar de que Tae Min estuviera desmayado y agotado. Entonces bajó por completo, le abrió de par en par las piernas al mocoso y lamió su erección desde la base hasta la punta, llevándose con esa lamida el gusto salado de su pre-semen. No sabía mal, para nada mal, ¿será por su juventud? ¿Por qué era virgen? En todo caso, tenía ganas de más, por lo que se metió la cabeza en la boca y succionó un poco, probando más de ese sabor salado y para anda desagradable. El chico debajo de él se estremeció y quiso cerrar las piernas, pero él interpuso su cuerpo enorme entre ellas y se lo impidió. Al mismo tiempo que paró las pequeñas manos de querer empujarlo, agarrándolas de las muñecas y aprisionándolas sobre el vientre de este con una sola mano. Sus muñecas eran tan delgadas que las dos entraban en una sola mano de Cole. Estando así, siguió con la felación, escuchando de nuevo ese concierto de gemidos que salían de la boca del menor.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Lee Tae Min el Sáb Sep 21, 2013 12:24 pm

u////////////u es un hombre bastante atractivo señor Cole:
No entendía que era lo que lo llevaba a soltarse tanto, era como si estuviera consciente pero lejos de su cuerpo, parecía ser una persona completamente distinta, podía presenciar todo lo que él mismo estaba deseando pero a la vez era como verse desde un punto diferente y eso le asustó pero el placer que estaba sintiendo no desaparecía por nada del mundo y él estaba queriendo aferrarse a ello, entregarse por completo. Por eso sus gemidos salían desde lo más profundo de sus entrañas, por eso estaba jadeando de aquella manera tan hipnotizante, sus caderas estaba moviéndose acompasadas a sus deseos, quería sentirlo todo, estaba dispuesto a ofrecerse al mayor con tal de que lo hiciera delirar ¿De verdad el sexo era tan bueno como Key le había contado? Estaba deseando experimentarlo y más que nada estaba deseando que este hombre fuera el que lo hiciera ¿De verdad estaba entregándole su virginidad? Al parecer en esos momentos nada le importaba más que estar piel con piel contra este occidental. ¿Qué importaba en estos momentos que no se conocieran? Estaba consciente de que era un extraño pero lejos de asustarle lo encontraba muy curioso, interesante, despertando su libido y disparando su deseo hasta lugares insospechados. No podía dejar que el mayor se detuviera, no quería que lo hiciera, si es que el hombre empezaba a intentar alejarse entonces tendría que seducirlo… ¿Pero que estaba pensando? Por un momento fue enteramente consciente de sus palabras y se asusto de haber pensado así pero eso se desvaneció al sentir aquella punzada de curiosidad y placer en su bajo vientre, lo estaba necesitando.

Esperaba que aquellas palabras hubieran surtido el efecto deseado, por un lado estaba asustado de sí mismo, jamás se imaginó capaz de decir algo como eso, de sentir lo que estaba sintiendo y de hacer lo que estaba haciendo. Era como si fuera una persona completamente diferente, se sentía agobiado por esos pensamientos, tan solo quería sentir como era tener sexo y parecía que este hombre estaba más que dispuesto a ayudarle con eso. Sus manos se pasearon por su velludo pecho, sonriéndole con descaro, dedicándole una mirada cargada de deseo, acariciándole lentamente y formando figuras con su índice mientras se deleitaba con las miradas que le daba el contrario. Nunca se había sentido más sexy hasta ese momento, su manera de verlo, su manera de tocarlo le hacían agitarse, le producían infinidad de sensaciones tan solo con un roce, estaba completamente seducido por él pero al mismo tiempo estaba seduciéndolo ¿Quién había sido presa de quién? Sonrió angelical e inocentemente cuando notó que le miraba a los ojos, apoyó ambas manos sobre su pecho y le empujó suavemente mientras esperaba.

Sus sentidos estaban nublados por el alcohol y la medicina que circulaba en su sangre pero no era suficiente eso para hacerle perder la consciencia de sus actos, Taemin lo sabía, lo estaba presenciando todo, era como verse desde otra perspectiva pero ¡Ah! Lo estaba disfrutando. Llevo sus manos al rostro contrario y acarició sus mejillas con sus pulgares mientras clavaba su mirada en sus ojos, aquellos ojos que le hacían sentirse tan deseado, que le hervían la sangre con tan solo contemplarlos. Su pecho subía y bajaba agitado y tratando de volver a su ritmo normal, a duras penas y entendió lo que el mayor le dijo cuando sintió que volvía a atacar su boca con desesperación, magullando sus labios y haciéndole abrirlos más para corresponderle, sintió que sería devorado en esos momentos. Gimió cerrando sus ojos al sentir que bajaba con sus besos por su barbilla, su cuello, echo su cabeza hacía atrás y jadeo constante a sus besos hasta tensarse al sentir que su boca atrapaba uno de sus erectos pezones y lo hacía perder la razón. Se removió bajo él enredando sus dedos en su cabello, halándolo un poco, no sabía si pedirle que se detuviera o siguiera. Dejo caer sus brazos a sus costados y gritó de placer al sentir la manera en que torturaba sus pezones, quería sentir más, quería más de todo aquello que se acumulaba en su mente. Sus labios estaba semi abiertos, tratando de atrapar más aire para sus pulmones, sus mejillas ardían en rojo mientras unas gotas perladas de sudor recorrían su frente, miró la ceja enarcada del mayor y por su expresión supo que tramaba algo pero no sabía que, jadeó suavemente y ahogo un chillido de vergüenza al escucharle decir eso ¿iba a hacer lo que creyó que iba a hacer? Ese tono burlón le decía que sí.

Llevó sus manos a la cabeza contraria para intentar detenerlo cuando notó la manera tan dominante de abrirle las piernas, dejando a su merced su hombría que goteaba liquido pre seminal. Gimió avergonzado al sentir que le lamía la punta y se retorció tratando de apartarle con ambas manos mientras sentía que sus piernas le temblaban por completo. Arqueó su cuerpo por completo al sentir la manera en la que su boca rodeaba su caliente falo que recibía gustoso la atención, ese estallido de placer que sintió efervescer en su bajo vientre le hicieron despertar de ese sueño hipnótico en el que el deseo, la lujuria, la pasión y la combinación de alcohol y medicina le habían puesto, intentó apartarle con más ganas, estaba sonrojado, apenado y cohibido por estar exhibiendo su cuerpo de esa manera ante este atractivo hombre pero el contrario fue mas audaz que eso y le aprisionó ambas muñecas sobre su vientre, echo su cabeza hacía atrás gimiendo desaforado, era demasiado bueno, comenzaba a nublársele de nuevo el juicio peor estaba tan avergonzado con esto que se retorció y en un descuido del mayor logró zafarse dando un salto de la cama para ponerse de pie, tropezando un poco por que sus rodillas flaqueaban, no querían sostenerlo, corrió hasta la puerta mientras jadeaba y sentía sus rodillas desfallecer cayendo de bruces contra el suelo, con el trasero al aire.  
avatar
Lee Tae Min
SHINee
SHINee

Mensajes : 22
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Cole Valentine el Sáb Sep 21, 2013 1:56 pm

aigo u.u:
Este muchacho lo estaba volviendo lentamente loco, completamente loco, porque Cole no era así, para nada, pero el niño estaba despertando en él una bestia que por lo visto estaba aguardando a la persona indicada para poder despertar y convertirse en alguien completamente fuera de sí. Quería probar cada rincón de él, memorizar en su cerebro el gusto de su piel, el sonido de sus gemidos, el tacto de su piel suave en sus manos, todo lo quería para él. ¿Cómo es que se había convertido en una persona tan jodidamente codiciosa? ¿Qué era lo que escondía este muchacho detrás de esas pequeñas sonrisas hermosas que lo hacían convertirse en esta bestia cargada de deseo y posesividad? Porque no le cabía duda que eso era lo que estaba sintiendo, posesividad mientras que sus manos se apretaban más fuertes alrededor de las caderas del menor, mientras que su boca se deslizaba mucho más abajo para poder tragarse más la erección del chico. Sabía tan genial, tan jodidamente genial. Él nunca tuvo gusto particularmente de mamársela a otros hombres, pero sabía que había un antes y un después en su vida, ahora que había probado el sabor de la esencia de este tal Lee Tae Min. Se la metió hasta abajo, disfrutando sobre manera los gritos de placer que salían de la boca del menor, de la manera en la que su pequeño cuerpo se arqueaba, haciendo que su pene se metiera más en su boca. A Cole no le importaba, quería más, todo de él.

Pero en un momento inesperado, se sacó de la boca el pene del chico, para poder tomar una gran respiración antes de volver a ello y antes de que pudiera darse cuenta, tenía al chico corriendo hacia la puerta, como si de repente recobrara el sentido. Era una lástima que el Cole que antes no quería tocar un pelo de este chico haya desaparecido y ahora estuviera este otro aquí. Una que sintió un rugido salir de su pecho cuando el chico tropezó antes de alcanzar la puerta y quedar con el trasero al aire. Cole se movió con tanta rapidez que no supo de dónde es que sacó tanta velocidad, pero lo siguiente que sabía es que estaba levantando a Tae Min por la cintura y lo estaba estrellando contra la pared más cercana, con la boca de este contra la misma y él atrás del chico, aprisionándolo con su cuerpo gigante, pegando su pecho a la espalda del menor y usando sus manos para tocarle toda la piel que estaba disponible, hasta que una de ellas descansó en el pene todavía duro del mocoso, mientras que la otra se enterraba entre el canal de las mejillas, buscando ese agujero que se moría por abusar. Oh, porque eso haría. Abusaría de él si es que el chico se negaba a que lo que estuvo por pasar antes con el consentimiento de ambos, ahora era solamente con el consentimiento de uno.

―No huyas, mi pequeño. ¿Acaso quieres negarle a tu cuerpo lo que está pidiendo a gritos? No debes temer, si tu cuerpo te lo pide, debes de darle todo lo que desea ―susurró contra el oído del menor, mientras que uno de sus dedos se metía para poder tantear un poco la entrada del menor, haciendo que este gimiera y se retorciera en sus brazos. Sabía qué era lo que quería, porque podía sentir su mano húmeda con el líquido pre semen de Tae Min. Su cuerpo estaba convencido de que quería sexo, sólo faltaba que Cole usara sus viejas mañas para convencer también a la mente―. Mi intención está lejos de querer hacerte daño, te lo juro. Tal vez te estabas guardando para ese “alguien especial” pero yo haré que sea especial para ti, esta noche vas a recordarla como la mejor de todas ―prosiguió el hombre, sintiendo como el cuerpo del menor se relajaba de a poco. Cole sonrió al saber que estaba logrando lo que quería, por eso también agregó un par de besos en el hombro del niño, delicados toques con las puntas de sus labios, usando también su barba para rasparlo un poco y hacer que el menor se estremeciera con el contacto, mucho más de lo que ya estaba. Entonces hizo lo último, le metió el dedo dentro de su cuerpo y buscó la próstata desde un primer momento, haciendo que el chico gritara tan fuerte que temió que escucharan abajo, pero la verdad es que poco le importaba.

―Tu cuerpo lo pide… deja que sea él quien mande por esta noche, hermoso ―dijo Cole antes de soltar al chico y agarrarlo de la cintura, para luego llevarlo a la cama. Lo depositó suavemente, mirando la expresión aterrorizada del menor, pero él se encargó enseguida de mesarlo profundamente, para borrarle todo miedo de la mente, mientras que tanteaba debajo de la cama, para buscar lubricante. Gracias a Dios tenía costumbre de masturbarse usando aquello, por lo que tenía siempre a mano. Lo abrió, se untó una gran cantidad y después metió un dedo dentro del cuerpo del menor de nuevo. Muy apretado. Eso era lo que se le vino a la mente, pero no dejó que le detuviera, siguió con ello, metiéndoselo hasta el fondo, hasta que uno se hizo dos y dos se volvieron tres. Se soltó de él y Tae Min jadeaba con los ojos cerrados, con sus manitas apretando las sábanas. Cole agarró esas manos y las puso en su espalda, si quería estrujar algo, que sea su propia piel, no le importaba que lo hiriera, para nada, quería sentir el dolor. Abrió las piernas del menor y las llevó a sus hombros, para luego ubicar su pene en la entrada del chico. Condones no tenía, pero no quería preocuparse por ello ahora. Sólo quería cojérselo, nada más que esa idea primitiva estaba en su mente y joder que lo haría. Así, poco a poco, comenzó a entrar en su cuerpo, deslizándose de a poco, porque era demasiado apretado, pero sin detenerse, porque la virginidad de este niño sería suya esta noche.

Cole Valentine
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 17
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Singing in the Rain [Lee Tae Min]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.